El Muro de las Lamentaciones

El Muro de las Lamentaciones

Por

1

El Muro de las Lamentaciones, o Muro Occidental, es considerado el lugar más sagrado del mundo para los judíos. Se trata de la única parte del Segundo Gran Templo, erigido por Herodes el Grande, en lugar del Templo de Salomón.

Antes de su rehabilitación, el lugar servía de depósito para la incineración de basura. Debido a que el área histórica de la construcción es controlada por musulmanes, los israelitas solo tienen acceso a esa pequeña parte de las ruinas.

Muchos judíos y también cristianos de todo el mundo visitan el lugar para orar y depositar sus pedidos escritos. Cuando Israel conquistó la Ciudad Vieja, en 1967, en la famosa Guerra de los Seis Días, fue realizada a los pies del muro una plaza que luego se volvió un lugar de peregrinación y oración.

El Segundo Templo fue destruido por el emperador Tito en el año 70 d. C. Según historiadores, los soldados romanos dejaron solo una parte del muro exterior del santuario, a propósito, para que los judíos tuvieran un amargo recuerdo de la victoria de Roma sobre Judea (de allí el nombre Muro de las Lamentaciones).

Para los judíos, mientras tanto, el lugar es una promesa realizada por Dios, en la cual afirmó que permanecería de pie al menos una parte del sagrado templo, como símbolo de su alianza perpetua con el pueblo judío.

Desde la antigüedad, se volvió una tradición introducir un pequeño papel con pedidos entre las grietas del muro. Muchas de esas peticiones se refieren al regreso a la tierra de Israel, al retorno de todos los exiliados judíos, a la reconstrucción del templo (el tercero), y al advenimiento de la era mesiánica, con la llegada del Mesías judío.

A lo largo de los años, los judíos han orado frente al muro, creyendo que es el lugar accesible más sagrado de la Tierra.