El mayor destructor de relaciones

El mayor destructor de relaciones

Por

Cada casa debe ser construida sobre una base sólida. Si, por ejemplo, los suelos arenosos no fueran tratados para soportar las bases de un inmueble, es muy probable que en poco tiempo la construcción se derrumbe.

Del mismo modo, la relación conyugal requiere que su base sea confiable, indestructible. La conferencista Cristiane Cardoso, coautora del libro Matrimonio Blindado” explica a qué base se refiere:

“Cada relación debe ser construida sobre una base sólida de confianza. Después de todo, cosas muy importantes están en juego, como su futuro, sus hijos, su seguridad y su propia vida. Las mentiras destruyen la confianza y echan todo a perder.”

De acuerdo con una conferencia que realizó ella y su esposo, Renato Cardoso, coautor del libro citado, donde hay mentira es imposible que exista una relación. Luego, la mentira se convierte en el mayor enemigo de cualquier pareja.

“Dentro del matrimonio debe haber tolerancia cero con la mentira. No mienta ni acepte que el otro mienta”, aconseja Cristiane.

Cómo combatir la mentira

La Biblia afirma que el diablo Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.” (Juan 8:44)

Evidentemente, siendo la mentira fruto de ese ser, no puede caber en una relación que sigue las normas divinas.

“Imagínese tener como padre al diablo. ¿Cómo cree que será su vida? ¿Cómo cree que será su relación?”, pregunta Renato. “La persona que miente también tiene problemas para creer en la otra porque cree que aquella persona también puede mentir. Por eso tiene problemas para confiar, es desconfiado, es celoso… La verdad es lo que libera, la mentira aprisiona”.

Según una reunión donde la pareja habla sobre el tema, la principal arma contra la mentira es el respeto mutuo, donde hay confianza, y no miedo. Renato explica de dónde viene la mentira:

“Normalmente ella es fruto del miedo. Entonces cuando la persona está intentando evitar algo que teme, tiende a mentir”.

El tamaño de las consecuencias

Al contrario de lo que normalmente se hace, el “castigo” jamás puede ser una discusión. Las discusiones hacen que las personas siempre estén a la defensiva, con poca disposición para asumir sus propios errores. Es necesario una conversación franca y definitiva.

“La única esperanza para que el mentiroso cambie es sufrir las consecuencias de su mentira”, declara Renato. “Pero ¿la persona no va a tener miedo de la consecuencia? Si, va a tener miedo  de la consecuencia, pero no importa. La consecuencia tendrá que enseñarle que esa mentira no funciona y que usted no la tolerará”.

¿Quiere entender la mejor manera correcta de lidiar con esta situación? Participe de la Terapia del Amor, que se realiza todos los jueves a las 10, 16 y 20h, en la Universal de Almagro, Av. Corrientes 4070.