El marketing de la honestidad

El marketing de la honestidad

Por

Se habla mucho de la postura que debe tener el emprendedor respecto a lo que le vende a su cliente. Es una pregunta que, si no se le pasó por la mente, seguro que le pasará en algún momento.

Hay numerosas publicaciones sobre este tema. Libros, monografías, tesis de maestría y doctorado abordan el mismo tema. Por más que surjan nuevos conceptos en relación a esta cuestión, la Biblia siempre se muestra como un documento eficaz para seguir.

Se trata de un manual que contiene orientación sagrada sobre diversos asuntos, no es solo para empresarios, sino para todos aquellos que buscan tener una conducta cristiana en sus vidas.

La actitud correcta

A lo largo de la vida, para todos, sin excepción, surgen oportunidades en las que son necesarias decidir entre lo correcto y lo incorrecto. En esos momentos, están los empresarios que utilizan la mentira como técnica de venta o de negociación. Sin embargo,  esa actitud no es correcta.

Es necesario entender que la conducta de un individuo es fruto del conocimiento adquirido y de la percepción que tiene del universo desde niño. Eso le permite distinguir lo que es correcto y lo que es inaceptable moralmente.

Para un cristiano, las actitudes son el resultado del conocimiento obtenido y de su relación con el Señor Jesús. Entre los mandamientos revelados a Moisés, están las enseñanzas que deben seguirse:

1º – No tendrás dioses ajenos delante de Dios.

2º – No te harás imagen ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

3º – No tomarás el nombre del Señor, tu Dios, en vano.

4º – Acuérdate del sábado para santificarlo.

5º – Honra a tu padre y a tu madre.

6º – No matarás.

7º – No cometerás adulterio.

8º – No hurtarás.

9º – No dirás contra tu prójimo falso testimonio.

10º – No codiciarás la casa de tu prójimo.

¿Por qué ser honesto?

En las situaciones que el emprendedor negocia la venta de algún producto, por ejemplo, la verdad, siempre es el mejor camino. Como vimos anteriormente, la Biblia no aprueba la mentira. Para entender mejor la cuestión, imagine que usted es un vendedor y mientras atiende a un cliente tiene que mentirle para enmascarar algo que no es honesto.

Cada vez que su cliente le haga una pregunta, tendrá que hacer un esfuerzo sobrehumano para “envolverlo”. Pero, en contraposición a eso, la verdad genera bienestar para quien vende y para aquel que está siendo atendido.

Seguridad

El bienestar, a su vez, produce una pronunciada fluidez de razonamiento automático. No será necesario que el cerebro realice un esfuerzo herculino para crear una mentira rápida que se adapte perfectamente a la situación.

El resultado es que ese bienestar y fluidez producen autoconfianza, que se transmite por medio de expresiones no verbales y verbales, lo cual también se contagia al cliente. El cuerpo habla por sí mismo, no lo olvide: nadie “compra” inseguridad.

La confianza transmitida alivia la tensión, ya sea en una venta o en una reunión. No lo olvide: los verdaderos profesionales siempre prefieren profesionales verdaderos. Usted será el profesional que todos quieren en su empresa, o será el patrón que todo empleado quiere tener.

La Biblia dice en Proverbios 14:5: El testigo verdadero no miente; el testigo falso dice mentiras.” No existe término medio: por el camino real iremos, sin apartarnos a diestra ni a siniestra.” Números 20:17.

Con esa actitud usted estará practicando lo que los especialistas denominan en ventas el “marketing de la honestidad”. ¿Se dio cuenta que la Biblia ya hablaba de ese tema antes que el concepto fuera creado por los expertos?

El profesional o empresario cristiano, al practicar el “marketing de la honestidad”, se transforma en un testimonio de verdad y victoria. Cree en su vida una identidad que jamás podrá ser separada del poder del Señor Jesús. Lo cual, además, genera referencias y da un ejemplo para que sea repetido por sus colegas, patrones y socios de negocios. ¿Notó la importancia de tener una alianza con Dios?

Si usted quiere aprender a valorarse y convertirse en la persona que debe ser, visite la Universal en Av. Corrientes 4070, Almagro o participe en la Universal más próxima a su hogar. Haga clic aquí.