Él le propuso casamiento por WhatsApp, pero después se arrepintió

Él le propuso casamiento por WhatsApp, pero después se arrepintió

Por

000076399149-96325.00El noviazgo es la etapa en la que la pareja aprovecha para conocer uno al otro o por lo menos debería ser así. Durante este período se pueden descubrir algunos defectos y cualidades antes de pensar en comprometerse y casarse. Pero ¿qué sucede cuando el noviazgo está basado en conversaciones a través de las redes sociales? En esta edición de la Escuela del Amor Responde, Renato y Cristiane Cardoso aconsejan a la alumna Taiana, que sufre con su relación por WhatsApp.

Taiana: Conocí a un muchacho hace 7 meses y comenzamos a conversar por WhatsApp. Nuestra sintonía era increíble. Él me pidió casamiento a través de la aplicación y así conversamos 2 meses. Él parecía ser un hombre como los de antes: dedicado, cariñoso y amoroso. Teníamos un deseo enorme de conocernos, entonces él vino a mi ciudad y yo también fui a la suya, pero todo cambió unos días después. La atención que él me da ya no es la misma. Él dice que no se anima a venir acá por causa de su hija de 8 años y que no me ve yendo para allá, para no perjudicar mi trabajo. Él dice que fuimos muy rápido con todo y se culpa por tener sexo antes de casarnos. Yo le pedí un año para organizarme y después poder ir a su ciudad, porque es el hombre que quiero para toda la vida.

Cristiane –  Yo me pregunto si usted, al leer su pregunta, no reconoce que no necesita nuestra respuesta, porque la respuesta es obvia.

Renato – Taiana, usted conoció a ese hombre por WhatsApp, viven en ciudades diferentes y no se encontraron durante esas conversaciones. Sin haberse visto personalmente, él le pidió casamiento a través de la aplicación y, cuando se encontraron, usted tuvo relaciones con él. Creo que de alguna manera él la convenció para ir a la cama con él. Usted se entregó y después de que él “comió la fruta”, la escupió. Es no es ninguna sorpresa.

Cristiane – Lo peor de todo es que usted, Taiana, aún está pensando ir a la ciudad de él. Si él ya le dijo que no la ve yendo para allá, está queriendo terminar todo. El problema es que usted está con la ilusión de que a él realmente le importa su trabajo. Pero él ya sabía que usted tenía ese trabajo y usted sabía que él tenía una hija de 8 años. Con seguridad, ya deberían haber conversado sobre quien iría a dónde, porque él ya le había pedido matrimonio. ¿Ahora él cambió de idea? Usted  incluso dice que él es el hombre de su vida y que se está organizando para ir a su ciudad. Cuidado para no hacer una tontería, amiga.

Renato – Sería la mayor tontería de toda su vida. Este hombre tendrá todo para sacarle ventaja y abusar de usted, porque usted está tirada a sus pies, al punto de dejar su vida en su ciudad para ir atrás de alguien que ya le dijo que no la quiere. Taiana, despiértese y reconozca que usted fue engañada para que él simplemente pase una noche con usted. Yo sé que usted no quiere oír esto, pero, por lo que usted nos contó, imagino que no es ni el 10% de lo que sucedió, está más claro que el sol al mediodía. Solo usted no quiere verlo.

Cristiane – Nosotros resumimos su email, pero decía “Él me dijo que nunca se había sentido tan amado en su vida. ¡Ah! ¡Como lo amo! Él me dijo que nadie se había dedicado a él como yo, ahora tengo el pasaje comprado y el no quiere que vaya. Lo amo mucho. ¿Qué hago?” Mire, Taiana, yo creo que es mejor que usted pierda el pasaje, pierda el dinero que gastó y que no vaya a la ciudad de él. Le digo esto porque lo que más vemos son mujeres que salen de sus casas, de convivir con su familia y viajan para quedarse con un hombre que conocieron solo por internet. Cuando llegaron allá, no tienen ningún poder en la relación, porque ya sacrificaron sus vidas y dejaron todo atrás. El hombre es quien manda en la relación porque considera que la casa y el dinero son de él.

Renato – Cuando esas mujeres no viajan, los reciben en sus propias casas y les dan comida, dinero, sexo, les dan todo. Antiguamente, no se usaba estar de novios, la palabra era cortejar. Esa palabra viene de corte, el lugar donde la dama vivía con su familia. El hombre que quería acercarse a ella tenía que seguir ciertos protocolos: tenía que pasar por los padres y mostrarles que tenía algo para ofrecerle si se casaban. De esta manera, él la cortejaba, no la sacaba de su casa. Antes no existía “salir juntos”, que es algo de los últimos tiempos. Entonces, como se perdió la idea de cortejar, muchas mujeres no tienen más pudor, para ellas ya no tiene ningún sentido que el hombre las conquiste. Taiana, no termine de destruir su vida, ¿ok? Aprenda, tome esto como lección y esté más atenta la próxima vez.

Diariamente, Renato y Cristiane Cardoso aclaran dudas sobre su vida sentimental.

.