¿El gluten y la lactosa son perjudiciales?

¿El gluten y la lactosa son perjudiciales?

Por

000026541714_LargeBasta una búsqueda rápida en internet para encontrar varios artículos que defienden que el gluten y la lactosa pueden frustrar el éxito de cualquier dieta.

De esta forma, algunas personas pueden adherirse fácilmente a la idea y, por su cuenta, dejar de consumir alimentos que contengan estas sustancias.

Manoela Ramalho, especialista en nutrición clínica, explica que ellas no son tan perjudiciales como parece. «No son villanos de la alimentación saludable y están presentes en alimentos que se comen hace siglos. No son ellas, aisladamente, la causa de enfermedades o de las dificultades para adelgazar», dice.

La profesional aclara que el gluten está presente en productos hechos con harina de trigo (panes y pastas), que son más calóricos. Al consumir menos este tipo de alimento, la cantidad de calorías ingeridas también será menor.

El alerta para disminuir el consumo del gluten y de lactosa es para las personas que sufren enfermedades causadas por la intolerancia a ellas. La enfermedad celíaca es una de ellas. Es genética y autoinmune, el gluten provoca inflamación en la pared interna del intestino delgado. «No tiene cura y el tratamiento se realiza sacando los alimentos que contienen gluten, para evitar el proceso inflamatorio», orienta Manoela.

El otro caso es la intolerancia a la lactosa, que es la incapacidad parcial o completa de digerir el azúcar existente en la leche y sus derivados. «Como consecuencia, esta sustancia llega al intestino grueso inalterada, se acumula y la fermentan bacterias que fabrican ácido láctico y gases, originando mayor retención de agua, diarrea y cólicos», explica la nutricionista. En ese caso, también es necesario retirar parcial o totalmente los alimentos que contengan lactosa.

Mantenga el equilibrio

La palabra clave para una alimentación saludable continua siendo el equilibrio. Las dietas restrictivas y de moda no son una buena alternativa. La nutricionista Regina Su dice que la orientación del nutricionista es muy importante para la alimentación adecuada y refuerza que «una dieta equilibrada es esencial para el bienestar nutritivo del individuo».

Los alimentos que perjudican a las personas con restricciones alimenticias tienen que ser eliminados del menú diario. Si usted no tiene restricción, debe usar el sentido común, para no cometer excesos.