El Fruto del Espíritu – parte 6

El Fruto del Espíritu – parte 6

Por

En una oportunidad, varios escritores eligieron la palabra Bondad como su palabra preferida explicando que su falta hace del mundo un lugar frío. Todos pueden percibir su falta, pero no todos se han preparado para recibir la bondad que viene de Dios. Conozcamos hoy  su significado y su verdadero alcance.

La Bondad

La bondad se asemeja mucho a la benignidad; por lo tanto, la persona bondadosa tiene un comportamiento generoso e indulgente (que perdona) para con las demás personas. La persona que posee esta virtud no mide sacrificios para ayudar y hacer valer la fuerza del amor. Podemos ver un ejemplo de bondad en la parábola del buen samaritano (Lucas 10:30-35).

La persona bondadosa es suave y dulce; no se mira a sí misma y mucho menos espera de la otra parte la recompensa; por el contrario, no ve color, ni sexo, ni belleza o situación financiera de la otra persona; primeramente su placer es glorificar al Señor Jesús a través de sus actos de generosidad.

Texto extraído del Libro “Las obras de la carne y frutos del Espíritu” del Obispo Macedo

Lea también

El Fruto del Espíritu 1ª parte

El Fruto del Espíritu – parte 2

El Fruto del Espíritu – parte 3

El Fruto del Espíritu – parte 4

El Fruto del Espíritu – parte 5