El Fruto del Espíritu – parte 4

El Fruto del Espíritu – parte 4

Por

Las cualidades morales implantadas por el Espíritu Santo en cada seguidor del Señor Jesucristo son nueve partes integrantes de un único desarrollo espiritual, “para que seas lleno de toda la plenitud de Dios.” (Efesios 3:19).

Hoy hablaremos sobre la cuarta cualidad del Espíritu Santo en el verdadero cristiano

La Longanimidad

Esta palabra proviene del latín longanimitas (“paciencia”), “capacidad de sufrimiento”. De longus, “largo”, animus, “alma” e -itas, “-idad”

Longanimidad significa firmeza de ánimo; una tolerancia paciente y generosa mientras se espera que sucedan las cosas.

Por ejemplo, la longanimidad, cuando es atribuida a Dios, significa que Él tolera pacientemente cualquier iniquidad, no dejándose arrastrar por explosiones de ira y furor, lo que solamente podría significar la destrucción del hombre.

En eso se manifiesta el amor, pues los hombres están caracterizados por faltas y pecados constantes y aún así, Dios se mantiene longánimo, dada Su gran misericordia. Cuando manifestamos este fruto, soportamos las provocaciones ajenas, porque sabemos que también el Señor Jesús soporta nuestros pecados, debido a Su gran longanimidad.

Texto extraído del Libro Obras de la carne y frutos del Espíritu del Obispo Macedo

Lea también

El Fruto del Espíritu 1ª parte

El Fruto del Espíritu – parte 2

El Fruto del Espíritu – parte 3