“Él estaba poseído”, dijo una madre que lanzó a su hijo por la ventana

“Él estaba poseído”, dijo una madre que lanzó a su hijo por la ventana

Por

Jeff Bachner.690x460 Una caída de 12 metros, desde el 4° piso de un edificio en Nueva York, en los Estados Unidos. Lanzado por la ventana de un baño. Fue así que un bebé de solo 3 semanas murió. La madre, Rashida Chowdhury (foto al lado), de 21 años de edad, confesó el crimen a las autoridades y alegó como motivo que “él estaba poseído”.

Si llega a ser declarada culpable por el homicidio, la mujer podría ser condenada a cadena perpetua. Después del incidente, Rashida fue llevada al hospital para un examen psiquiátrico.

Sobre los demonios

El objetivo principal de los espíritus malignos es destruir a la humanidad. Lo más probable es que Rashida estaba siendo perturbada por demonios cuando decidió ponerle fin a la vida de su propio hijo. Tal vez, esos espíritus han estado trabajando hace mucho tiempo en su vida, buscando una manera de terminar con todo. Estaban esperando una oportunidad. Como resultado, una mujer perdiendo su propia vida en una prisión (donde pueden ocurrir cosas peores) y un bebé inocente asesinado. Es así que los demonios han estado trabajando día a día en un sinnúmero de personas en toda la Tierra, causando destrucciones.

Vea a continuación 5 hechos sobre estos seres malignos:

1)Los demonios son espíritus que vagan por el mundo, buscando cuerpos para habitar y vidas para destruir. “Y dijo el SEÑOR a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás al SEÑOR, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella.” Job 1.7

2)Los demonios no pueden arrepentirse de sus pecados, porque ya están condenados. “Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio” 2 Pedro 2:4

3)El Señor Jesús liberó a personas poseídas durante su jornada aquí en la Tierra: “Porque le decía: Sal de este hombre, espíritu inmundo. Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos.” Marcos 5:8-9

4)Los demonios también creen en Dios: “Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.” Santiago 2:19

5)Los demonios serán castigados por Dios y, por lo tanto, desean llevar la mayor cantidad posible de personas con ellos al abismo: “Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.” Apocalipsis 20:10

Muchas personas no creen en la existencia de los espíritus malignos, pero, basta observar los horribles hechos y acontecimientos que asustan a la humanidad todos los días. Otras personas hasta comprenden la acción de los demonios, pero no toman la iniciativa para luchar en su contra. Pero en esta guerra espiritual no es posible vivir inerte, sin acción; se está bajo el domino de Cristo o bajo el dominio del diablo.

Esos demonios, en muchos casos, se presentan de la siguiente manera en la vida de las personas:

1 – Nerviosismo: Irritan a las personas, quitándoles la paz. Una persona que está poseída es capaz de cualquier cosa.

2 – Dolores de cabeza constantes: Hay personas que incluso haciéndose exámenes médicos no logran identificar el motivo de los dolores de cabeza. Es algo frecuente y perturbador.

3 – Insomnio: Causan nerviosismo, quitan el sosiego durante el sueño, hacen que la persona sienta miedos y escalofríos. Hacen esto porque sienten placer en ver el sufrimiento de las personas.

4 – Miedo: La persona siempre está pensando en desgracias y en malos acontecimientos. El miedo deja a las personas vulnerables.

5 – Desmayos constantes: Que pueden estar acompañados por náuseas, ataques epilépticos y dolores de cabeza.

6 – Deseo de suicidio: La persona “escucha” pensamientos como: “¡Nadie se preocupa por ti!”; “¡Tu vida no tiene más solución!”, “Termina con esto, no vale la pena.”

Además de estas herramientas, hay muchas otras que los demonios pueden utilizar para destruir la vida de una persona.

Por eso, si usted no tiene paz en su vida, se da cuenta de que todo está saliendo mal o que podría estar mejor, no pierda tiempo, participe de una reunión en una Universal más cercana a su domicilio. Vea las direcciones aquí.