El Espíritu Santo en Japón

El Espíritu Santo en Japón

Por

El día de vuelta a clases es el que más tiene suicidios de jóvenes en Japón

En Japón, la vuelta a clases en el segundo semestre es marcada por tragedias: según el gobierno japonés, el 1º de septiembre es históricamente el día del año en el que el mayor número de jóvenes con menos de 18 años comete suicidio.

Desde 1972 hasta el 2013, más de 18 mil jóvenes se suicidaron. En promedio anual, fueron 92 el día 31 de agosto, 131 el día 1º de septiembre y otros 94 el día 2.
El año pasado, Japón registró por primera vez el suicidio como primera causa de muerte entre personas de 10 y 19 años. La vuelta a clases en abril también marca un pico en el número de muertes de jóvenes.

Asustado con las estadísticas, un bibliotecario de la ciudad de Kamakura causó polémica al tuitear recientemente:
“El segundo semestre casi está llegando. Si estás pensando en matarte, porque odias tanto la escuela, ¿por qué no vienes acá? Tenemos historietas e historias románticas. Nadie va a pelearse contigo si pasas todo el día aquí. Acuérdate de nosotros como un refugio, si estás pensando en elegir la muerte en lugar de la escuela.”

En solo 24 horas, la nota de Maho Kawai fue retuiteada más de 60 mil veces. La iniciativa fue criticada, ya que en la práctica se trata de un empleado municipal incentivando a los jóvenes a no ir a la escuela. Pero para muchos, puede haber ayudado a salvar vidas.

“Mi uniforme escolar parecía tan pesado como una armadura. No podía aguantar el clima de la escuela, mi corazón latía fuerte. Pensé en matarme, porque habría sido más fácil”, escribió el alumno Masa, cuyo nombre real no puede ser publicado para preservar su identidad.
Él afirma que, si no hubiera sido por su madre comprensiva, que lo dejó quedarse en casa, faltando a clases, se habría suicidado el 1º de septiembre.

La declaración de Masa fue dada a un periódico para jóvenes que deciden no ir a la escuela.
“Comenzamos esta organización no gubernamental hace 17 años, porque en 1997 tuvimos tres incidentes impactantes que involucraron a alumnos de escuelas poco antes del comienzo de las clases”, afirmó el editor de la publicación, Shikoh Ishi.

Dos de los jóvenes citados por Ishi se mataron el día 31 de agosto. Más o menos en la misma época, otros tres alumnos incendiaron la escuela a la que concurrían, porque no querían volver a clases.
“Fue cuando nos dimos cuenta de que había jóvenes desesperados y queríamos darles el recado de que no existe una elección entre la escuela y la muerte”, dijo Ishi.

Apoyo a suicidas

El gobierno japonés también lanzó una serie de iniciativas – entre líneas telefónicas y otros servicios – para dar apoyo a potenciales suicidas de todas las edades.

Aun así, la semana pasada, un joven de 13 años se mató el día de la ceremonia de apertura del segundo semestre.
El propio Ishi estuvo muy cerca de matarse a esa edad.

“Me sentía desamparado, porque odiaba todas las reglas, no solo las de la escuela, sino también aquellas entre chicos. Por ejemplo, uno necesita observar cuidadosamente la estructura de poder para evitar a los bravucones”, dijo. “Aun así, si decide no juntarse a ellos, corre el riesgo de convertirse en la próxima víctima.”

Sin embargo, para él, el mayor problema es la competitividad de la sociedad japonesa. Él mismo comenzó a pensar en el suicidio cuando no logró entrar a una escuela de elite.
“Lo peor de todo es una sociedad competitiva, en la cual uno tiene que derrotar a sus amigos.”

Ishi añade que, en japonés, el término usado para los exámenes de admisión incluye la palabra “guerra”.
Lo que lo salvó de la muerte fue que sus padres encontraron la nota de suicidio y no lo obligaron a ir a la escuela.
“Quiero que los jóvenes sepan que pueden escapar de la escuela, y que las cosas van a mejorar.”

Mariko Oi
De la BBC News