El enojo justo

El enojo justo

Por

Publiqué esto recientemente en mi Facebook: “Usted puede realizar más en un día de enojo justo que en un año de pasividad”, y muchos preguntaron: “¿Qué es el enojo justo?” Por cierto, no es tan obvio como yo pensaba.

Sabe lo que es el enojo y lo que es justo. Tal vez, nunca haya visto a estas dos palabras juntas, pero ahora piense en lo que significan. El enojo y la justicia están muy relacionados. Normalmente, es nuestro sentido de la justicia lo que suscita nuestro enojo.

Cuando algo está mal, inmediatamente tenemos una reacción. Si alguien ya lo ha encerrado en el tránsito, sabe exactamente lo que estoy hablando. Usted se enojó, pero, si su reacción fue hacerle lo mismo, ese enojo no fue justo. Puso en riesgo su seguridad y la de los demás. No actuó correctamente, no resolvió nada y no mejoró la educación en el tránsito, solo la empeoró.

El enojo justo no empeora las cosas, el mismo actúa con furia, pero con inteligencia, para corregir lo que está mal, es veloz, firme, se enfoca en el resultado positivo y no se detiene ante nada y por eso, cuando este tipo de enojo entra en acción, usted es capaz de realizar más en un día de enojo justo que en un año de pasividad.

Cuando usted está enojado por algo, recuerde esto: el enojo es una poderosa fuente de energía. Es como la electricidad, que puede encender las luces y los aparatos de su casa o darle un choque eléctrico y matarlo electrocutado. Su enojo puede ser justo y ayudarlo a corregir lo que está mal o llevarlo a tomar actitudes aún más equivocadas y arruinar su vida. Todo dependerá de cómo usted utilizará esa energía.

En este momento en su vida, ¿está muy enojado por algo? Entonces, pregúntese: “¿Voy a hacer algo al respecto?”

Si a respuesta es “no”, vea una manera segura de descargar todo ese enojo lo más rápido posible. Vaya al gimnasio, ore, escriba un diario, desahóguese con un amigo y deje de pensar en el tema.

Si la respuesta es “sí”, entonces ¡aproveche esa energía! Concéntrese en el resultado positivo y comience a actuar inmediatamente. El secreto está en el “inmediatamente”, ¡es ahora, ya!

(¿Aún sigue ahí?)