El día en el que el peligro pasó muy cerca de la Tierra

El día en el que el peligro pasó muy cerca de la Tierra

Por

Según la agencia espacial norteamericana, la NASA, una poderosa erupción solar pasó muy cerca de nuestro planeta en el 2012. El fenómeno podría haber “devuelto la civilización moderna al siglo XVIII”, dijeron los especialistas de la institución, que divulgaron el hecho solamente ahora, 2 años después.

Fue la tempestad solar más poderosa de los últimos 150 años, el 23 de julio del 2012, según la NASA. Si en el caso afectara al planeta, ocurriría un apagón general, que inutilizaría todo lo que fuera movido por la energía eléctrica, desde pequeños aparatos portátiles, como relojes digitales y celulares, hasta complejos industriales y plantas enteras – u operaciones con transportes (trenes eléctricos y subtes, por ejemplo), hospitales y distribución de agua (que depende de bombas eléctricas.

La potencia del fenómeno fue igual a uno ocurrido en 1859, y podría haber causado daños que darían pérdidas en la casa de los miles de millones de dólares, y años de reparación. Los científicos dicen que fue una “gran suerte” el hecho de que la tempestad haya pasado muy cerca, pues unos días antes la Tierra, en su órbita alrededor del Sol, estaba exactamente en la dirección de la corriente de radiación.

Normalmente, las tempestades solares menores son repelidas por el escudo electromagnético natural de la Tierra. Pero una de esa magnitud, en un impacto directo, sería devastadora.

En 1989, la provincia canadiense de Québec probó un poco de lo que toda la Tierra podría pasar: una tempestad solar (mucho menor que la del 2012) afectó la localidad, dejando a los quebequenses sin energía eléctrica durante casi 1 día, perjudicando (o incluso inutilizando) el funcionamiento de satélites, la comunicación por radio, los teléfonos celulares, las redes de televisión, entre otras actividades, alterando el campo magnético de la región dramáticamente. Hasta que todo volvió a lo normal, las pérdidas fueron enormes.

Según una nota vehiculada por la revista norteamericana Space Weather, existe un 12% de probabilidades de una tempestad solar como la del 2012 que afecte la Tierra en los próximos 10 años, basándose en los registros de fenómenos del tipo de las últimas 5 décadas.

¿Cerca del fin?

Aunque, para muchos, el 12% parezca poco, las chances existen. Espiritualmente hablando, la Biblia relata, en el libro de Apocalipsis, que grandes acontecimientos desestabilizarán la vida en escala mundial; habla también de fenómenos naturales inusuales, que sería el caso de una tempestad solar tan cercana a la Tierra. La tendencia es que estos fenómenos sean ignorados en el sentido espiritual, aunque son grandes. Pero, ¿será que no quieren decir realmente algo?