El aguijón en la carne

El aguijón en la carne

Por

Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltara, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en insultos, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. 2 Corintios 12:7-10

“El apóstol Pablo era un perseguidor implacable del iglesia del Señor, él celaba por sus creencias y también por su fe judaica. Pero, en el momento que tuvo un encuentro con Jesús, entonces, de perseguidor él se torno un perseguido, y desde aquel instante,  comenzó su ministerio, el trabajo de rescate a aquellos que él había perseguido,” destacó el obispo Edir Macedo durante una reunión realizada este domingo 24 en la Iglesia Universal del Reino de Dios en Santo Amaro, zona sur de San Pablo.

Durante la concentración de fe, el obispo explicó a todos los presentes – y también para aquellos que miraban por IURD TV y por Red Aleluya – la importancia de librarse de las viejas manías para tornarse una nueva criatura delante de Dios.

“Pablo fue el apóstol que más revelaciones recibió en el sentido de orientar a los cristianos con respecto a la voluntad de Dios. Pero ¿por qué Jesús escogió a Pablo y no a los otros 11 apóstoles? Dios uso a Pedro y Juan, que escribieron sus epístolas, pero para llegar a los incrédulos, aquellos que no eran judíos, para establecer reglas y mostrar como la iglesia de Jesús debía portarse, Dios llamó a alguien nuevo, fuera del contexto judaico”, dijo el obispo.

Y continuó:

“Cuando una persona se convierte, la tendencia es que ella pase a mirar a una dirección, así como los apóstoles hacían. Muchos aún conservan sus orígenes, vicios, manías, que adquirieron con el tiempo. Pedro quería mantener la ley entre los nuevos convertidos, Pablo, sin embargo era contraría. Muchos no progresan en la fe a causa de la visión restringida, por la influencia del pasado; vino viejo en un odre nuevo no funciona. Cuando la persona tiene fe y es movida por el Espíritu de Él, entonces ella se torna una persona intrépida y se lanza de cuerpo, alma y espíritu en la promesas de Dios.”