Atracción por niños

Atracción por niños

Por

“Hola, quiero pedirle una orientación para mi problema. Tengo 22 años y no siento atracción por mujeres ni por hombres, sino por niños. Por favor, ayúdeme. Gracias, un amigo.”

Respuesta:

Este es, tal vez, uno de los más viles sentimientos que un ser humano puede tener, principalmente, por el hecho de afectar a niños puros e indefensos. Es algo tan deplorable, tan repugnante que la Justicia condena, con rígidas e inflexibles penas, a quienes consuman tal deseo. Eso sin contar con la indignación y el odio que la persona recibe en la cárcel, por parte de los otros detenidos.

Amigo, usted parece estar consciente de la gravedad del problema y solicita ayuda. Más allá de que apreciemos el valor de la medicina, nosotros creemos que en este caso específico, una simple terapia medicinal no podrá resolver ese problema, ya que no se trata de algo solo de orden patológico sino también espiritual.

Mire muchacho, si usted quiere de hecho librarse de esa plaga, yo le aconsejo que busque urgentemente, el  Cenáculo do Espíritu Santo más cercano a su casa y participe  de las cadenas de liberación, los días viernes, y  de las reuniones de alabanza los miércoles y los domingos.  No permita que el diablo destruya su vida y la de su familia. No sea pasivo ni deje imaginar que ese sentimiento va a pasar con el tiempo porque la tendencia es que empeore; solo en el caso que no busque ayuda para cortar ese mal de raíz.

Sepa que por cada actitud que el ser humano toma en la vida, más tarde o más temprano, recogerá los frutos. Si su actitud fuera buena, los frutos serán buenos, pero si la actitud fuera mala, no tenga la menor duda de que cosechará malos frutos. La Palabra de Dios dice: “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.”(Gálatas 5:19-21)

Que Dios lo bendiga y lo guarde en el Nombre del Señor Jesús