Dos tipos de sorpresas

Dos tipos de sorpresas

Por

lunes01933
No hay nada peor que una mala noticia que nos toma por sorpresa. Sea un embargo, una carta documento, una intimación judicial, un telegrama de despido, una deuda que apareció de la nada, una demanda en su contra, todas son cosas negativas que nos encuentran desprevenidos y nos causan grandes perjuicios, ya sea haciéndonos perder dinero o tiempo de nuestras vidas.

En Su Palabra, Dios dice así: “Hallé a David mi siervo; lo ungí con mi santa unción. No lo sorprenderá el enemigo…”, (Salmos 89, 20, 22). Podemos ver a través de este versículo que quienes llevan sobre sí la Santa Unción serán sorprendidos por Dios a través de milagros y maravillas. Recibirán buenas noticias que no esperaban, grandes respuestas económicas que los harán crecer como nunca antes. Nuevos clientes, contratos cerrados, ventas inesperadas, resoluciones judiciales favorables, y muchas otras novedades que serán tan beneficiosas como inesperadas.

lunes02933Este lunes, el pastor Ronaldo estará realizando la Santa Unción a quienes participan del Congreso para el Progreso. Lo esperamos en Av. Corrientes 4070, Almagro, a las 8, 10, 12, 16 y especialmente a las 20 h, en el mayor Congreso del país.

 

Ellos vencieron la crisis

lunes03933Mónica: “A pesar de ser profesional estuve muy mal económicamente. Conocí el Congreso para el Progreso después de haber intentado matarme y haber estado dos días en coma. Mi familia estaba mal, tenía deudas por todos lados, el panorama era negro. Gracias a Dios pude cancelar las deudas, compré mi auto 0 km, tengo paz y muchas ganas de vivir”.
lunes04933Eugenio: “Llegué al Congreso para el Progreso en la miseria, sin trabajo ni dinero para comprar el boleto para viajar. Empecé a participar y a poner en práctica lo que enseñaban.

En cierto momento llegó la Hoguera Santa de Israel y decidí hacer mi sacrificio. Gracias a Dios hoy tengo mi propia empresa, con empleados, compré mi 0 km, pagué las deudas que tenía, compré también un terreno valuado en un millón de pesos, donde estoy edificando”.