¿Distraída, yo?

¿Distraída, yo?

Por

distraida

¿Usted ya terminó una semana y se preguntó por qué pasó tan rápido? Siete días más pasaron y usted se ve mucho más exhausta que al comienzo de la semana. Usted no hizo nada, no se involucro en absolutamente nada, solamente siguió con su rutina. Y lo peor: parece que todo se repetirá nuevamente a partir del próximo lunes.

El problema es la falta del enfoque para concluir los proyectos idealizados. Cuántos castillos de arena usted ya comenzó a construir en su vida y, cuando miró hacia atrás, ellos continuaban allí, esperando una conclusión? Cuántos otros fueron destruidos por la acción del tiempo? Esos castillos son el curso de inglés que usted todavía no terminó, un viaje para conocer un nuevo lugar que fue postergado, una reforma en su casa que usted dejó para después o hasta su relación con Dios que está estancada.

Sin un foco definido, usted pierde muchas oportunidades financieras, por ejemplo, porque está demasiado distraída para darse cuenta. Usted también pierde la oportunidad de crecer espiritualmente. Mire para su interior y pregúntese: ¿qué he hecho para Dios últimamente? ¿Qué dejé de hacer y por qué? Si usted fuera menos susceptible a las distracciones que insisten en perseguirla en el día a día podría organizar mejor su tiempo.

Las distracciones banales absorben su tiempo como arena movediza. Cuando usted se da cuenta, está sumergido en ellas y no se da cuenta que se está ahogando. ¿Cómo se puede cambiar esa situación? ¿Cómo tomar las riendas de su vida nuevamente y quitar lo que no es necesario?

Sin duda, todo esto sucede por falta de concentración y atención. Hay muchas distracciones que compiten por nuestro precioso tiempo hoy y tenemos que saber manejarlas. Hay que aprender a decir no, apagar el celular, la televisión y cortar las amistades que no conducen a ninguna parte. Tenemos que saber priorizar el propósito antes que el placer. Y mirar nuestro objetivo como si fuera un premio en el último escalón de una escalera: suba sin mirar a su alrededor, con sus ojos y su mente dirigidas a la cima.

Las personas exitosas tienen autodisciplina y logran establecer y priorizar sus metas. Ellas saben cómo planear el trabajo y cómo realizarlo de la mejor manera posible.

El año comenzó y vino lleno de oportunidades para conquistar. Hay muchos escalones para que usted suba hasta que termine el año. Por eso, no dude en mantenerse enfocado en lo que realmente importa.

El Godllywood tiene como objetivo ayudar a todas las mujeres, mientras que quieran recibir ayuda y ser moldeadas para ser mejores.