“Dios me dio la habilidad para jugar este juego”

“Dios me dio la habilidad para jugar este juego”

Por

Johnson - Fox News.690x460
El estadounidense Zach Johnson (foto), de 39 años, ganó el segundo torneo Major de su carrera al ganar el Abierto Británico, el más antiguo de los 4 principales torneos de golf del mundo, el lunes 20 de julio, en el legendario campo de Saint Andrews, en Escocia. En el 2007 Jonhson alcanzó la mayor gloria de su carrera en el Masters de Golf. En ese momento, Tiger Woods, uno de los mejores golfistas de todos los tiempos, no logró sacar la diferencia de dos golpes y terminó empatando con los otros jugadores en el segundo lugar.

Tiger ya fue considerado uno de los deportistas más ricos y exitosos del mundo. En el 2009, la Revista Forbes declaró a Tiger como el primer deportista multimillonario de la historia, recaudando mil millones de dólares en ganancias en su carrera. Sin embargo, en los últimos años, su vida personal y profesional tuvo una caída ante una serie de escándalos relacionados con la adicción al sexo y a las traiciones. El jugador estaría viviendo un romance con la ex mujer de un amigo también golfista. Repitiendo la historia de traiciones, como sucedió con su ex esposa, una modelo sueca, madre de sus dos hijos, Tiger también habría traicionado a su ex novia, la esquiadora LindseyVonn, campeona olímpica de los Juegos de Invierno en 2010, después de una relación de tres años.

Después de 8 años de espera por su 15° torneo Major de su carrera, Tiger Wood tuvo su peor ronda de apertura también en el Abierto Británico, un torneo que él ya ganó tres veces. Mientras Tiger intenta recuperar su propia imagen, Zach Jonhson se destaca en el césped y fuera de él con declaraciones humildes a la prensa. Cuestionado por ser el “muchacho propaganda” de la temporada, él atribuyó la conquista del título al arduo trabajo y a la completa dedicación.

nota3La red estadounidense CNN, citó a Zach como un ‘un hombre profundamente religioso que estaba recitando las Sagradas Escrituras para mantener su concentración’ en el campo.

Sobre la reciente victoria, el golfista no tuvo dudas: “Sentí como si Dios me hubiera dado la habilidad de jugar el partido y traté de hacer esto seriamente.”

“Soy solo un hombre que ha sido bendecido con este talento y este juego me trajo una excelente oportunidad. Si pensamos de esta manera, se elimina toda la presión”, afirmó Zach.

Elecciones

Dios no nos dio el libre albedrío para que tomemos cualquier decisión. La vida está llena de elecciones y cosecharemos los frutos de las mismas, sean buenas o malas. Zach Jonhson ha trazado un camino diferente y, debido a esto, sorprendió a todos. Él, humildemente, aprovechó cada oportunidad. Y si se mantiene en el mismo enfoque, su éxito será inevitable. Por otro lado, Tiger, quizás haya tenido la sensación de ser inquebrantable y así ha perdido años de conquistas personales y materiales, motivado por decisiones equivocadas.

Cuando ponemos a Dios al frente, tenemos Su dirección para alcanzar incluso lo imposible. Él nos capacita y guía nuestros pasos hacia el éxito en todos los sentidos.