Diez enfermedades de la piel que aquejan a los bebés

Diez enfermedades de la piel que aquejan a los bebés

Por

Bebés

La piel de un niño tiene características diferentes a la del adulto. En los pequeños es más fina, tiene menos pelos y las glándulas sudoríparas son menos activas. Los recién nacidos, por ejemplo, tienen menos fibras elásticas y colágenas, lo que facilita la penetración de sustancias tóxicas en el organismo.

El dermatólogo Fernando Passos de Freitas destaca que los cuidados deben ser redoblados en esa etapa, pues es más fácil que los bebés desarrollen ampollas o heridas al ser expuestos al calor, productos químicos, traumatismos, además de enfermedades inflamatorias.

Para ayudar a padres y madres, principalmente los de “primer viaje”, los especialistas enumeran diez enfermedades de la piel más comunes entre los pequeñitos:

1. Dermatitis seborreica: es un tipo de caspa que, generalmente, surge de forma leve en la cabeza del bebé. Mientras, puede evolucionar y diseminarse por otras zonas del cuerpo. Es muy común y tiende a desaparecer a lo largo de los meses;

2. Cutis marmorata: una especie de reticulado que surge en la piel del bebé en los días más fríos, debido a una reacción vasomotora. Se la considera normal;

3. Ictericia fisiológica: más popular, es identificada cuando la piel del bebé se pone de color amarillo, sin embargo, si no desaparece en algunos días, debe consultar al médico;

4. Sustancia caseosa: una capa que recubre la piel, semejante al efecto del barniz. No debe ser removida, pues posee una función bactericida u termina soltándose naturalmente con los baños;

5. Pelusa: son pelos que algunos bebés tienen en el rostro, tronco y espalda. Son eliminados de manera natural;

6. Hiperpigmentación de los genitales: algunos bebés pueden presentar un tono más oscuro en los órganos genitales que desaparece con el tiempo;

7. Hiperplasia sebácea: son bolitas que surgen en la zona de la nariz y se reducen en pocos días;

8. Dermatitis por los pañales: sucede debido a la acción irritativa del amoníaco de la orina, asociada a las bacterias u hongos presentes en la región. Desaparece totalmente, hasta sin tratamiento, cuando el niño deja de usar el pañal;

9. Dermatitis de contacto: como los niños tienen la piel más delicada, y más susceptible a la alergia, es mejor evitar talcos, hidratantes y jabones perfumados;

10. Pintas y manchas de nacimiento: el bebé puede nacer con una mancha roja en la nuca, sin embargo la lesión normalmente desaparece. Si el niño tuviere alguna mancha de nacimiento oscura debe ser evaluada por un especialista, para evitar la evolución de otro tipo de lesiones.