Después de una vida desenfrenada, Charlie Sheen comunica que tiene HIV

Después de una vida desenfrenada, Charlie Sheen comunica que tiene HIV

Por

a.690x460A los 21 años, el actor Charlie Sheen protagonizó su primer gran papel en una de las películas más admiradas de la historia, «Platoon» (conocida como «Pelotón»). La producción ganó cuatro estatuillas de premios Oscar, en las categorías Mejor Película, Mejor Director, Mejor Sonido y Mejor Montaje. Charlie fue considerado uno de los actores más talentosos y prometedores de Hollywood.

El 17 de noviembre de 2015, a los 50 años, Charlie Sheen confesó que es portador del virus HIV. Esta noticia, sin embargo, no sorprendió, ya que desde hace años el actor es conocido por los escándalos y orgías, y con su nombre asociado al alcohol y a las drogas. Llegó a ser despedido de su propia serie de televisión, que en su momento fue la más rentable del mundo y le dio a Sheen alrededor de 2 millones de dólares por episodio.

La vida de Charlie Sheen, entre la película «Platoon» (1986) y el 17 de noviembre, fue un torbellino. El actor muchas veces fue considerado superior por los medios de comunicación. Sin embargo, es más conocido por su comportamiento desenfrenado que por sus actuaciones. «Ya dormí con más de cinco mil mujeres», declaró en el 2000, afirmando que ya había gastado más de 60 mil dólares con prostitutas.

Hoy, al ser evitado por grandes productores de televisión y cine, sufre las consecuencias de ese mal comportamiento.

No es solamente él

Este tipo de comportamiento no está presente únicamente en la vida de Charlie Sheen, sino en la de muchos otros.

Aproximadamente 243 millones de personas en el mundo consumen drogas ilícitas regularmente, según el Informe Mundial sobre drogas de la ONU. De acuerdo con la fundación francesa Scelles, más de 40 millones de personas se prostituyen actualmente.

Una investigación realizada por la Universidad Federal de San Pablo (Unifesp) revela que los jóvenes que ingieren mucho alcohol tienden a asumir comportamientos riesgosos, como el consumo de drogas ilícitas y relaciones sexuales que no tendrían si estuvieran sobrios.

En fin, una cosa lleva a la otra.

Eso sucedió con Jorge Rojas: «El vicio del alcohol causó problemas en casa, porque descuidé a mi familia y tenía amantes. Lo poco que ganaba lo gastaba en el vicio y con mujeres, y mi esposa tenía dificultades hasta para darle de comer a mis hijos.»

Jorge era empresario, pero estaba en la ruina. Gastando todo el dinero en las adicciones, se endeudaba cada vez más con varios acreedores, que lo ahogaban con los intereses. De esta manera él – así como Sheen y millones de personas- sufría las consecuencias del desenfreno, tanto en su vida personal como en la profesional.

Hay que cuidar el espíritu

«Cuando pensé que no había más solución, mi madre me invitó a la Universal», cuenta Jorge. «Participando en las reuniones, me liberé de los vicios y mi empresa volvió a prosperar, hoy hay paz en mi casa. Puse en práctica mi  fe y Dios me respondió.»

La Universal se dedica a concientizar contra los vicios hace décadas, incluso con programas dedicados a este fin, como el Tratamiento para la cura de los vicios, coordinado por el obispo Rogério Formigoni, que también superó los problemas de adicción poniendo la fe en acción.

La Fuerza Joven Universal trabaja con los jóvenes para que no se entreguen a los vicios y ayuden a las personas que se encuentren en esa situación.

Si usted conoce a alguien que está en los vicios, visite la Universal más cercana y sepa cómo obtener ayuda para este problema.