Desafío IntelliMen #18

Desafío IntelliMen #18

Por

Paso 1

El hombre inteligente es el que puede enseñar. Pero la competitividad natural entre los hombres los hace un tanto egoístas. Piensa que, si comparte lo que sabe, estará dándole ventaja a la “competencia” y quedándose atrás. Por eso es poco común encontrar hombres que quieran ayudar a otros, sin recibir una retribución.

Pero el IntelliMan entiende que enseñar es el secreto de aprender y de estar siempre adelante.

Paso 2

Esta semana su desafío será enseñarle a su Socio Oficial algo que usted hace bien y que le sería útil. Puede ser cualquier habilidad u otra enseñanza que tenga utilidad, un conocimiento práctico que pueda transferirle.

Tiene que ser algo que pueda enseñarle en poco tiempo, aunque sea solamente para darle una introducción en el tema, para que después, él siga aprendiendo.

Paso 3

Escriba sus habilidades. Recuerde en qué cosas las personas le dicen: “Eres bueno en esto” y póngalo también en la lista. En la lista puede incluir las siguientes habilidades:

·Enseñarle a conducir.

·A usar una computadora.

·Enseñarle a realizar ejercicios para hacer actividad física.

·A cómo organizarse en la economía.

Una vez que ha identificado qué le puede enseñar a su socio, tenga una conversación con él, vea si tiene interés en aprender y avance.

Paso 4

Después y solamente después de haber comenzado ese Desafío, postee sus comentarios en el Facebook del Proyecto IntelliMen (no en el suyo).

Desafío IntelliMen #18 concluido: Le enseñé a mi socio a… (Complete la frase y diga también lo que aprendió haciendo esto).

En la próxima semana colocaremos el décimo noveno desafío

Conozca más en https://blogs.universal.org/renatocardoso/es/intellimen/

“Mis hijos notaron el cambio que el IntelliMen posibilitó en mi vida”

Oscar: “El proyecto me enseñó a tener disciplina en mi vida económica y en la salud. El desafío que me marcó fue el #11. En ese había que hacer ejercicio tres veces por semana y cuidarse en las comidas. Haciendo el #14 me di cuenta de que gastaba en cosas que no me hacían falta.

Al pasar el tiempo y los desafíos, mis hijos notaron el cambio en mi vida, hasta mis compañeros de trabajo y amigos me decían que me convertí en otra persona. Mi socio me apoyó durante todo el año, él fue fundamental. Juntos, pudimos terminar el Proyecto IntelliMen, la clave es elegir un buen socio para que lo acompañe durante todo el año sin bajar los brazos”.