Deberes de la pareja

Deberes de la pareja

Por

La Palabra de Dios dice:

«Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la Iglesia, y Se entregó a Sí mismo por ella.» Efesios 5:25

El amor es capaz de todo, pero la manera de cómo una pareja conduce las diferencias dentro del hogar es lo que rige la felicidad de la vida de a dos. No siempre es fácil lidiar con las divergencias, y cuando estas aparecen todo lo bueno que sucede pasa desapercibido y le da espacio a la ira. Pero, ¿usted ya se detuvo a pensar cuáles son algunos de los deberes de la vida matrimonial que pueden evitar situaciones desgastantes? «Las obligaciones de la relación dependen mucho de los objetivos en común de la pareja, sin embargo, hay condiciones que deben ser seguidas para cultivar el amor y hacer que la convivencia sea duradera», comenta la psicóloga Liliane Jonas Passos.

Según ella, uno de los principales deberes de una pareja es saber respetarse el uno al otro y mantener la integridad de la relación delante de cualquier situación, inclusive en los momentos de intolerancia. «El respeto mutuo es primordial y tiene que caminar lado a lado con el amor. No haga con el otro algo que sea traicionero, no lastime, ni siquiera con palabras. Aprecie a su compañero y trátelo bien, cerca de los demás y cuando están a solas. A partir del acto matrimonial, su marido es su familia, y a quien usted le debe importancia y prioridad.»

Ser fiel no es saber esquivar solo los deseos físicos, sino también domar los pensamientos incorrectos. «Un compañero debe respetar al otro, ser exclusivo, socorrer cuando es solicitado o darse cuenta que el otro necesita apoyo, y asumir las responsabilidades de una vida familiar. Sea paciente y apoye al compañero. Por más que no concordemos con todo, tenemos que tener la sabiduría de ayudarlo a conquistar lo que desea», afirma Liliane.

La psicóloga destaca además que en los momentos de desacuerdo, la pareja debe guardárselo para sí y no comentárselo a otras personas, a fin de cuentas, por más que haya una buena intención, siempre habrá comentarios impertinentes.

Todos tienen dificultades

De los varios problemas que afectan la vida conyugal, uno de los de los que más influye en la frialdad de la relación es la falta de cariño, la falta de complicidad, la ausencia física y la falta de atención y cuidado con el otro. «Sin embargo, es importante considerar que la personalidad de cada uno es creada desde la infancia. Posiblemente, quien no tuvo un hogar rodeado de amor y afecto encontrará dificultades en las relaciones que mantenga, pues siempre esto le será reclamado, y eso hará que naturalmente uno se vaya cansando del otro», comenta Liliane.

Saber mantener el matrimonio es una dádiva. «Mantener el diálogo en la relación es muy importante, hace que los dos sean más cómplices. Además de eso, hagan alguna actividad en común, busquen momentos de relajación, pero no dejen la individualidad de lado. Haga planes y póngalos en práctica, aprenda a reírse más de los propios defectos y de las fallas del otro. No haga de la relación algo fastidioso», finaliza la psicóloga.

 

[fotos foto=»Thinkstock»]