De un hilo

De un hilo

Por

“Señora Nanda, a veces me quedo pensando en los errores que cometí y sinceramente, me quedo arrasada, muy triste, pues no creo que fui capaz de cometerlos después de tanto tiempo en la iglesia, oyendo y aprendiendo sobre las cosas de Dios. Por eso, me queda más claro que la carne lucha contra el espíritu y el espíritu contra la carne, siendo que prevalece el que es más alimentado, lamentablemente, en ese momento estaba muy distante de Dios en mis oraciones, ayunos y en la lectura de la Biblia y debido a eso no vigilé.

Lo que me pone triste es saber que sé lo que tengo que hacer para estar más cerca de Dios y no he hecho. Quiero reaccionar contra eso, pero he sido muy prejuiciosa, me volví una Marta, porque con tantas ocupaciones diarias es necesario desconectarse, lo que falta es la práctica. Digo esto con un enorme peso en mi corazón y en mi mente, porque aunque no parezca, no quiero vivir una vida lejos de Dios, no me refiero a ir a la iglesia, sino a una vida de oración, una vida consagrada a Él. Ayúdeme.” – Amiga.

Respuesta:

Querida amiga, ese desierto es una estrategia del diablo y ha sucedido en la vida de muchas personas, y ya me pasó a mí también. Pero le voy a decir una cosa, si usted no se indigna contra eso, nada va a cambiar.

No, no es verdad, si va a cambiar, ¡va a cambiar para peor!

Eso es un círculo vicioso, usted sabe todo lo que tiene que hacer, pero aún así, no reacciona y comienza a sentirse culpable, por supuesto, el diablo trabaja así. Entonces al sentirse culpable, ¡se siente débil y tan lejos de Dios!

Le aconsejo que empiece una cadena de liberación los viernes en el cenáculo más cercano a su casa. Mire lo que va a hacer:

1. Durante 7 viernes, va a elegir un horario para participar de la reunión de liberación, pero no es solo ir a la reunión, usted tiene que ir con el objetivo de destruir a ese maldito que está colocando ese problema en su vida.

2. Escriba en una hoja las cosas que la están afectando, atando y el mal que usted quiere fuera de su vida.

3. Todos los viernes, durante esas 7 semanas saldrá de casa con ese papel en la cartera y al ir a la iglesia, estará con ese objetivo escrito en el papel, en la cabeza.

4. Comience a hacer, no tenga dudas que después de las oraciones, cada semana, usted va a comenzar a tener fuerzas para practicar lo que sabe que necesita ser puesto en práctica.

Su vida va a cambiar, no tengo dudas de eso. Preste atención, pues el diablo va a intentar crear situaciones para que rompa la cadena y falte a las reuniones, entonces, esté atenta y anticípese a esos ataques, teniendo estrategias para no perder ninguna de las reuniones.

(*) Respuesta retirada del blog de Nanda Bezerra.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games