De regreso al trabajo

De regreso al trabajo

Por

Generalmente, los lunes solemos arrastrar los abusos del sábado y domingo, eso nos debilita para asumir la carga emocional del comienzo de la semana

El doctor Reyes Haro Valencia, explica que: “El problema para conciliar el sueño los domingos se debe a un desfasamiento de nuestro ritmo circadiano.

El fin de semana la mayoría de la gente se acuesta y se levanta más tarde de lo que suele hacerlo entre semana, y esto provoca que el ciclo sueño-vigilia se mueva en relación con las horas que se recorrió el horario acostumbrado”.

Las consecuencias son evidentes. En primer lugar, desánimo y malhumor. A esto se unen altos niveles de estrés y los síntomas que lo acompañan: decaimiento, falta de motivación e irritabilidad. Y como consecuencia, torpeza y dificultad para prestar atención.

Toma un desayuno saludable

La importancia del desayuno tiene que ver con que es la primera comida después de un largo período de ayuno, ya que por la noche, al estar dormidos, no ingerimos alimentos y deben ser ocho horas para poder descansar como corresponde. Mientras dormimos, muchas funciones del cerebro se relajan, y para que vuelvan a estar activas hace falta obtener nutrientes de los alimentos, especialmente vitaminas, hierro y calcio.

Si comemos un desayuno equilibrado, las funciones cerebrales empiezan a trabajar mejor y el cuerpo está listo para empezar el día con mucha energía.

Además, vamos a estar más alertas para aprender mejor en el colegio, lo cual es muy importante.

Para que un desayuno sea considerado muy bueno, tenemos que combinar los alimentos para poder obtener la mayor cantidad de nutrientes posibles. En la mañana nunca pueden faltar los lácteos, como leche, yogur o queso que nos dan calcio, hierro y zinc. Tampoco cereales o pan que nos otorgan hidratos de carbono, ni frutas que nos dan vitaminas.

Ordena su escritorio

Nada como un buen ambiente de trabajo para empezar bien el día. Si cada mañana te enfrentas con el desorden de tu escritorio ya empiezas desmotivado (claro a menos que le guste su desorden). Empezar cada día invirtiendo de 10 a 15 minutos sólo ordenándolo no sólo es una gran pérdida de tiempo sino además de energía y foco.

Define una meta semanal

Todos vivimos abrumados por el trabajo con cientos de cosas por hacer. Define una o más metas cada semana y trata de cumplirlas. Cuando te sientas abrumado por el trabajo, entres en pánico y no sepas qué hacer, retorna a tu meta semanal. Te devolverá un sentido de perspectiva.

Si te gusto, síguenos o comparte con un amigo en Facebook