Cuando la emoción habla más alto

Cuando la emoción habla más alto

Por

emocion

Dicen que “el amor es ciego”. La historia de la belga Laura Passoni, de 30 años (foto al lado), publicada en el diario virtual Daily Mail, parece comprobarlo. Sin embargo, ¿qué tipo de “amor” es el que hace que una persona cambie de religión, abandone su país y lleve a dos niños pequeños a Siria – un lugar bajo el dominio del grupo terrorista Estado Islámico (EI) – para seguir una nueva pasión?

Laura conoció a su marido, el tunecino Osama Rayan, cuando trabajaba en un supermercado en Bélgica. En ese momento, ella tenía un hijo de 4 años de otra relación. La pareja tuvo otro bebé. Laura se convirtió al islamismo y fue convencida por Osama a mudarse a Túnez y, eventualmente, a Siria – entre 2014 y 2015 -, donde siguieron la doctrina del EI.

Sin embargo, cuando se mudó a Siria, se dio cuenta que las promesas hechas por el grupo terrorista eran mentiras. “Solamente cuando llegué conocí realmente el significado del terror”, recuerda. Laura cuenta que estaba encerrada en una casa donde las únicas cosas que podía hacer era limpiar y cocinar. Aunque no había sufrido violencia, ella se sentía como una prisionera.

Con el tiempo, notó que no valía la pena continuar viviendo de aquella manera. “Decidí huir cuando me di cuenta que estando allí existía un gran riesgo de que mi hijo se convierta en un terrorista.”

Ella logró huir, pero pagó un precio alto al volver a Bélgica. Estuvo presa, tuvo que pagar una fianza y el Consejo Tutelar de Bélgica la separó de sus hijos por algunos meses y después le entregó los niños a sus padres. “Yo acepto el castigo. Para ser honesta, esto es leve comparado al infierno al que entré en Siria”, asume. Actualmente, Laura hace campañas para ayudar a que las mujeres no cometan los mismos errores. “Si está considerando hacer esto, no lo haga”, aconseja.

Trampas del corazón

Laura logró escapar. Sin embargo, ¿cuántas son las mujeres que se convierten en propiedad del EI y mueren sin tener la oportunidad de volver a ver su familia?

Es por eso que la emoción nunca debe hablar más alto, mandando en nuestras actitudes. Una vida que se rige por el corazón sufre duras consecuencias, porque es inestable e indefinido. La Biblia tiene una definición exacta para él: “ Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” (Jeremías 17:9)

Laura aún no conocía bien a la persona con quien se estaba relacionando, pero estaba fascinada por lo nuevo y la propuesta de una aventura fuera de su país le pareció atractiva. En otro capítulo bíblico hay un proverbio que habla sobre ese tipo de sensación: “Hay un  camino que al hombre le parece directo; pero el fin del camino de muerte. Aun en la risa tendrá dolor el corazón; y el término de la alegría es congoja.” (Proverbios 14:12-13)

“El gran mal del ser humano es poner los sentimientos antes de la inteligencia. Quien es dominado por el corazón sentimental paga un precio alto en la vida. El mayor de ellos es el de vivir engañado”, advierte Renato Cardoso, en su blog personal.

Si usted ha vivido una etapa de indefiniciones en el área sentimental y quiere aprender a lidiar con eso, participe de las reuniones de la Terapia del Amor, que se realizan todos los jueves a las 10, 16 y 20h, en la Universal de Almagro, Av. Corrientes 4070.