Cuando el ejemplo se convierte en un problema

Cuando el ejemplo se convierte en un problema

Por

tallullah.690x460

Una vida repleta de confort y de sueños realizados, no fueron suficientes para evitar que la joven Tallulah Willis, de 20 años, escapase de la tumultuosa escena Hollywoodiana y de los problemas con el alcohol y las drogas. La hija más joven de los consagrados actores Bruce Willis y Demi Moore, fue internada en una clínica de rehabilitación a finales de julio, después de recibir un ultimátum de parte de los padres.

Pero, esta no es la primera vez que Tallulah tiene problemas causados por el uso de narcóticos. Ya estuvo presa por consumir alcohol antes de cumplir la mayoría de edad, a los 17 años. La joven declaró que sufre un trastorno psicológico llamado dismorfofobia o trastorno dismórfico corporal, caracterizado por la obsesiva preocupación por algún defecto mínimo o hasta inexistente de la apariencia física.

Además de esto, los problemas familiares no faltaron. En el año 2000, enfrentó el divorcio de sus padres, que vivieron juntos durante 13 años. Willis y Demi también son los padres de Scout, de 23 años, y de Rumer, de 26 años. En el 2012, Tullulah, acompañó la internación de su madre por el abuso de sustancias químicas. Un escenario familiar propicio para que se desencadenen problemas, como el consumo de bebidas, drogas y prejuicios personales.

Cuando Demi fue internada, la menor dejó de ir a la escuela durante varios días, porque se sentía avergonzada. En la ocasión, declaró a la prensa: “Claro que yo también tengo problemas, mire a mi madre”. Es la prueba de que las lecciones de moral no son suficientes para educar a los hijos. Los ejemplos y las actitudes valen mucho más que las palabras

Las palabras no son suficientes

hija-de-demi-moore.690x460¿De qué sirve mantener un discurso completamente diferente a la práctica? Cuando se trata de la educación, lo que los padres hacen diariamente causa más impacto que lo que dicen. Los hijos son los espejos de los padres y los ejemplos son fundamentales para la formación del carácter y de la personalidad, aún en la infancia y en la adolescencia. Usted que es madre, sea siempre una persona a la que sus hijos puedan admirar. Usted que es hija, aprenda de su madre todo lo mejor y lo más íntegro que tenga para ofrecerle.