¿Cuál es el color de este vestido?

¿Cuál es el color de este vestido?

Por

vestido-color

El tema ya es viral en internet, porque algunos ven el vestido de color azul y negro, otros blanco y dorado; hay quienes lo han encontrado verde y lila.

¿Los colores reales? Si usted lo percibe azul y negro, adivinó. Esos son los colores originales del vestido.

¿Pero por qué mencionamos este asunto? No solamente porque es viral en internet, sino para que usted reflexione.

El ser humano nace, crece y se relaciona con la sociedad en la que vive; percibe las cosas de la manera como le son impuestas por las personas con las que se relaciona. Pero, ¿esa es la visión que debemos tener, la que nos es impuesta por el medio en el que vivimos?

Simplemente no. Porque la visión del mundo cambia para aquel que conoce al Señor Jesús. Esa persona comienza a tener una visión real de cómo las cosas son y deben ser.

Vea el ejemplo del apóstol Pablo:

 “Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que Se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado.” Hechos 9:17-18

Antes de volverse el apóstol Pablo, Saulo, como era llamado, veía a los cristianos con una mirada de odio, persecución y muerte. Después de que él tuvo personalmente un encuentro con Jesús, cambió la forma de ver las cosas.

A partir del momento en el que tenemos un verdadero encuentro con Dios, pasamos a ver las cosas de manera diferente de la que el mundo nos ofrece. Tenemos una nueva visión. Más allá de eso, lo que las personas ven en nosotros también cambia. Usted es el mismo, pero ellas ven en usted algo diferente, que viene del propio Dios.

Si usted coloca una prenda de vestir azul y negra, tal vez las personas vean otro color – quien sabe si no es blanca y dorada-, pero si usted tiene una vida con Dios, independientemente de cómo se viste, ellas verán lo que está dentro suyo, porque nuestro exterior cambia cuando cambiamos interiormente.