“Creí que yo era la culpable de todo”

“Creí que yo era la culpable de todo”

Por

Elena sufrió una gran parte de su vida. Ella soñaba con formar una familia. Pero en cada intento, lo único que le quedaba, era la depresión que se profundizaba a medida que pasaban los días: “En mi tercer intento de lograr mi sueño, fracasé nuevamente. Pensaba que iba a cargar con ese problema, siempre”.

Ella creía ser la culpable de todo lo que salía mal. Perdió el amor propio y el qué dirán la atormentaba: “Yo no sabía dar, mi carácter y mis actitudes eran difíciles de llevar. Creía que había nacido para tener una vida desolada, triste y vacía.

También tenía complicaciones para quedar embarazada ya que sufría abortos espontáneos. Murmuraban a mis espaldas porque había tenido tres parejas y no pude tener hijos con ninguno. Me culpaba, me preguntaba por qué y me resigné a que nunca formaría una familia. Mi pareja tenía otras mujeres y vivía libremente, él me decía que las de la calle valían más que yo. No servía para hacer feliz a otra persona”.

Después de años de humillación, Elena supo que podía vivir de una manera diferente y no se dio por vencida: “Una persona me invitó a la Universal, empecé a participar y a escuchar lo que me proponían. Desconocía la forma en la que hablaban, era desconfiada, aun así ponía empeño. Participé, presté atención y fui liberada de muchas cosas. Sin embargo, quería ponerle punto final al dolor que cargaba”.

Ella asumió un compromiso con Dios y con el tiempo los resultados llegaron. Todo lo que vivió, quedó en el pasado: “Hice un voto con el Señor y lo presenté en el Altar. Mi salud se restauró, me casé y luego tuvimos un hijo. Nos conocemos bien y nos respetamos. Él me dice que solamente Dios pudo haberle dado una mujer como yo. Mi matrimonio es sólido y estoy feliz con mi familia”, sonríe junto a su esposo.

Si usted quiere comunicarse con nosotros, puede hacerlo llamando al (011) 5252-4070.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games