Consejos para las casadas

Consejos para las casadas

Por

Aprenda a lidiar de la mejor forma con su marido y su casa

Vea algunas ideas para apoyar a su marido y hacer de su matrimonio una bendición:

Elogie a su marido – A todo ser humano le gusta recibir elogios, eso lo motiva y le da coraje. Además, no cuesta nada. Lea Proverbios 3:27.

Incentive a su marido – Todo ser humano necesita un incentivo. Una buena palabra que venga de usted le dará coraje para enfrentar los desafíos de la vida. Lea Proverbios 31:26.

Cuide su matrimonio – En caso de que no lo haya percibido, matrimonio es sacrificio, debe ser trabajado y acompañado de oración. Como esposa, busque prestarle atención a su marido, respetándolo y mostrando siempre amor y cariño. Lea efesios 5:33.

Cuide su familia – El marido de la mujer de Proverbios 31 es un hombre influyente en el trabajo y en la comunidad porque su esposa es una mujer influyente en el hogar. Usted debe cuidar la familia y tomar en serio las comidas, los horarios, la ropa y la educación de los niños. Lea 1º Timoteo 3, 4 y 5.

Cuide su hogar – Recurra a la gracia de Dios para ayudarla a cuidar los trabajos domésticos y los desafíos inesperados de la vida. Pida a Dios que la ayude a atender el buen funcionamiento de su casa para que todo esté en orden. Lea proverbios 31:27.

Cuide sus finanzas – Su sabia administración del dinero hará que su esposo prospere. La mujer sabia reduce los gastos para aumentar las ganancias de la familia.

Dele libertad – Cuando él necesite trabajar hasta tarde, sepa comprenderlo en vez de quejarse. Ore por su esposo y muestre comprensión.

Apoye sus sueños – Sea cual fuere la profesión de su esposo y el lugar en el que trabaja, dedíquese a apoyarlo en lo que necesite. Nunca lo desprecie o ridiculice sus sueños.

Entienda que su comportamiento se refleja en él – Usted y su marido deben mantenerse juntos como una unidad, enfrentando todos los problemas y desafíos, todos los acontecimientos y situaciones, todos los sueños que forman parte de la vida de ambos.

(*) Texto extraído del blog de Tânia Rubim.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games