Concurrir a una iglesia es suficiente

Concurrir a una iglesia es suficiente

Por

Hasta los 11 años de edad, él presentaba un comportamiento normal y adecuado de cualquier niño, incluso concurría frecuentemente a una iglesia cristiana con su familia. Sin embargo, en el comienzo de la adolescencia, después de la muerte de su padre, empezó a transformarse. Dejó de concurrir a los cultos, se volvió fan de películas violentas y pasó a maltratar a animales e incluso a mutilarlos. Más tarde, se involucró en hurtos, robos y llegó a estar preso.

Nos estamos refiriendo al hoy llamado “el asesino de la Baixada” (en referencia al municipio de Baixada Fluminense, en Rio de Janeiro, Brasil), en prisión desde principios de este mes. Según la policía, Sailson José das Graças, de 26 años, confesó haber matado a 43 personas. De acuerdo con el comisario que cuida el caso, Pedro Medina, Sailson tiene el perfil de un psicópata y no demostró arrepentimiento por haber cometido los asesinatos.

La revelación del muchacho conmocionó a la región donde vivía. A pesar de ser un hombre de pocos amigos y con un historial no muy agradable, nadie se hubiese imaginado que él sería capaz de cometer tantas atrocidades, especialmente porque su familia es conocida por ser tranquila, sencilla y religiosa.

En una declaración, Sailson habría afirmado que comenzó a matar con solo 17 años.

Liberación y comunión

El caso en sí nos trae una importante reflexión: ¿solo asistir a una iglesia significa estar liberado de las influencias malignas? Este joven, a pesar de haber crecido en una familia íntegra y conocedora de la Palabra, lamentablemente no tuvo una experiencia real con Dios, la verdadera liberación y la consecuente transformación de vida.

Tener una verdadera experiencia con Dios marca la diferencia en la vida de una persona, y esto no depende de cómo llega hasta el Señor. Lo que ella hizo, dejó de hacer, lo que fue o incluso lo que no fue, no importa. Dios no mira, tampoco juzga, lo que usted hizo bien o mal. Él solo anhela transformar su vida.

Lo que a Sailson le faltó fue tener un verdadero encuentro con Dios. Y usted, ¿ya tuvo ese encuentro?

Si quiere tener esa experiencia, participe este viernes de la reunión llamada “La Hora del Milagro”, en la Universal principal ubicado en Avenida Corrientes 4070 – Almagro.

Busque una iglesia más cercana a su domicilio en: www.universal.org.ar/direcciones.