Cómo transformar la debilidad en fortaleza

Cómo transformar la debilidad en fortaleza

Por

Muchos creen que la fuerza solo está relacionada con los músculos, pero la verdadera fuerza no tiene nada que ver con lo físico, sino que viene de lo Alto. Esta tiene el poder de transformar la derrota en victoria, el sufrimiento en alegría y la frustración en recomienzo.

Joel fue un profeta del Antiguo Testamento y en el libro que lleva su nombre, se relata una guerra contra Israel.

En ese momento el Señor le pide a su pueblo a usar los instrumentos agrícolas para defenderse.

Él ordena que todos, hasta los más débiles, vayan a la lucha. Dios dice: “… diga el débil: Fuerte soy.”, (Joel 3:10) y nos da a entender que la fuerza verdadera viene de Dios.

Eso significa que la fortaleza real estará dentro suyo cuando Él habite en usted. El Señor usa a personas débiles para hacer cosas grandes, para mostrar que es capaz de controlar todo. Tenga en cuenta que la mayoría de las veces solo es posible reconocer la fuerza que viene del Señor cuando estamos débiles.

“Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia.”, (1º Corintios 1:26-29).

El Obispo Renato Cardoso aconseja: “Si usted no hace algo con su fe perderá lo que tiene. Cuando Dios le pidió al pueblo que transformara sus azadones en espadas, les estaba diciendo que dejaran de excusarse diciendo que no sabían pelear. Él les estaba diciendo: ‘Ustedes ya tienen lo que necesitan, si lo usan conmigo en el Altar vencerán, porque yo transformo las azadones en espadas y la debilidad, la convierto en fuerza’”.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games