Cómo ser una mujer discreta

Cómo ser una mujer discreta

Por

000081223921_00

Hablar de manera suave incluso en los momentos que requieren firmeza, llegar a un lugar sin llamar la atención de manera equivocada y ser cautelosa al vestirse. Aunque estas características pueden no complacer a quien quiere notoriedad a cualquier precio, son parte de la lista de quien hace de la discreción algo indispensable.

La discreción no tiene nada que ver con la timidez o la introversión, aunque muchas personas confundan los términos y los interpreten de esa manera. Tienen que ver con el carácter, la postura y la decisión. Después de todo, la mujer discreta es consciente de sí misma y de sus actitudes. Ella piensa antes de hablar y calcula todas las posibilidades antes de actuar. De una forma misteriosa e intrigante, llama la atención simplemente por ser quien es y no por vestirse con ropa ajustada y mucho menos llamativa. Ella es femenina, agradable y sabe ponerse en el lugar del otro. Y, por ser discreta, es beneficiada. Por ser quien es, no es del tipo de persona que queremos evitar – muy por el contrario, nos sentimos bien en su presencia.

Actitud valiosa

En Proverbios 11:22, el rey Salomón cita que Como anillo de oro en el hocico de un cerdo 
es la mujer hermosa que carece de discreción.” 
¿Ya se detuvo a pensar lo que quiere decir este versículo? Lo más valioso que tenemos no es lo que exhibimos por fuera, sino nuestra esencia, nuestro carácter y nuestra postura. Y en todo eso la discreción es algo indispensable. Pero, antes de hablar lo que hace una mujer discreta, vamos a ver algunos hechos que impiden que eso se concrete. Para abordar este tema, la escritora Cristiane Cardoso reunió algunas amigas y compartió el video en su blog.

Pruebe su discreción

En el video, la amiga Claudia Alves señala que la mujer puede ser hasta linda, pero, por la manera equivocada de expresarse termina quedando mal. “Vemos mujeres lindas, pero, por la manera de comportarse, pierden toda la belleza”. La indiscreción puede causar problemas de convivencia. Y Marelis Brum agrega: “La persona indiscreta puede herir los sentimientos de las personas a su alrededor sin notarlo. A veces, por querer ser divertida, termina disminuyendo a la otra”, recuerda.

Usted puede ser así

“La mujer discreta trata de no llamar la atención ni hablar mucho. Ella sabe que, cuando hablamos mucho, podemos decir tonterías. La mujer de Dios es discreta, elegante, tranquila. No es que no puede conversar o reír con sus amigas, no es eso. Pero hay momentos para todo”, dice Cristiane.

Esa mujer, por no llamar la atención en su forma de hablar, comportarse y vestirse, por ser gentil y saber evaluar sus reacciones, puede mostrar su fuerza y una belleza inusual. Es algo que, más allá de destacarla, sin lugar a dudas, la diferencia.

El Godllywood tiene como objetivo ayudar a mujeres en cualquier situación, desde que realmente quieran ser ayudadas y moldeadas para convertirse en una mujer mejor. Obtenga más información sobre el grupo y sepa cómo participar de los proyectos del mismo haciendo clic aquí.