¿Cómo elegir un buen abogado?

¿Cómo elegir un buen abogado?

Por

abogado814Los abogados son indispensables en la administración de la justicia. Si algún ciudadano necesita someterse al Poder Judicial, lo hará, salvo algunas excepciones, a través de un profesional de la abogacía, con su matrícula en regla. Ese es uno de los primeros requisitos a observar en el momento de elegir un profesional.

¿Qué medidas adoptar para buscar un buen profesional?

Hay criterios subjetivos y objetivos. Los criterios subjetivos están en el famoso “boca a boca”. Se buscan las referencias de otras personas que ya fueron clientes de aquel profesional, sobre, por ejemplo, su conducta ética y moral, así como su forma de actuar en los casos en los que ya trabajó, especialmente en los semejantes al suyo. De este modo, el cliente inicia una relación de seguridad con el contratado, a fin de establecer confianza entre el abogado y su cliente.

Pero, si usted no tiene esa referencia, puede establecer criterios para su contratación. Uno de ellos consiste en la formación del abogado. La Universidad en la que se formó dice mucho sobre el profesional, también si dio continuidad a los estudios haciendo un posgrado, maestría, doctorado, entre otros, pues esto indica que es una persona que se preocupa por estar siempre actualizado, porque las leyes cambian mucho.

Otro factor a observar es la antigüedad de su matrícula y saber en qué empresas o casos se ha desempeñado.

También es necesario estar atentos al área de especialización del abogado, pues el cliente tiene que buscar un profesional que se ajuste a su caso.

Finalmente, dude siempre del profesional que le garantiza “ganar la causa”. Esa es una promesa imposible. La prudencia debe ser el eje del profesional que milita ante el Poder Judicial. La abogacía es una actividad de medio y no de fin, o sea, el abogado tiene la obligación de prestar el mejor servicio, debe celar por la causa patrocinada, utilizando todos los medios permitidos en el derecho para alcanzar el mejor resultado, Sin embargo, el abogado no puede garantizar el resultado final, pues no depende únicamente de él la victoria en el caso.

[fotos foto=”Thinkstock”]