Cómo conseguir un trabajo en verano

Cómo conseguir un trabajo en verano

Por

crop380w_istock_000006651633xsmall-jobs-in-hospitality

El verano es la época del descanso y la diversión. Pero, además, se abre un increíble abanico de oportunidades para encontrar un trabajo temporal.

Durante los últimos años, los adolescentes y jóvenes han visto en el verano no sólo una fuente de desconexión de los estudios y de la vida cotidiana, sino una oportunidad para conseguir un trabajo de verano. Una actividad que no sólo les reporta unos ingresos extra, sino también una valiosa experiencia laboral de cara al futuro.

En qué consiste un trabajo de verano

Un trabajo de verano es una forma sencilla de conseguir unos ingresos extra durante la temporada estival, aprovechando el auge del turismo y otros sectores complementarios.

Los lugares

summer-jobsEn ocasiones, la mayor parte de los candidatos se olvidan que pueden encontrar en centros comerciales, restaurantes y hoteles que requieren un importante refuerzo de personal durante el verano.

Para trabajar en una cocina, sirviendo platos se solicita conocimientos y experiencia en gastronomía. Claro que si eres un aficionado con experiencia deberías arriesgarte a hacer una prueba para demostrar lo que puedes hacer.

Si dispones de registro para conducir ciclomotores, se puede pensar en trabajar como repartidor de comida rápida a domicilio, una fórmula cada vez más utilizada durante los veranos.

Empleos propios de verano

Turismo: el turismo es un sector muy amplio que permite a los solicitantes de empleo, adecuarse a los diferentes puestos que suelen estar disponibles: conductores de autobuses turísticos, guías turísticos (con idiomas, mucho mejor), agentes de viajes, organizadores de circuitos, entre otros.

Cuidadores: en ocasiones, durante el verano hay que dejar a los mayores, niños o mascotas en manos de especialistas que se ocupen de su cuidado y entretenimiento. Por ello, el cuidado de personas o animales puede resultar una excelente oportunidad de trabajo de verano.

Profesores de refuerzo: si se dispone de algún conocimiento solvente en áreas como matemáticas, lengua, inglés, dibujo técnico o química, se pueden invertir algunas horas del verano en apoyar a niños y jóvenes en la tarea de aprobar los exámenes de marzo.

Auxiliar de tienda: la variedad se amplía hasta el infinito: tiendas de ropa, de souvenirs, de supermercados y similares.

Está claro que cada posibilidad de trabajo de verano tiene sus pros y sus contras, pero no hay límites para quien tiene sus metas y objetivos bien definidos.