Cómo animar el look con un blazer

Cómo animar el look con un blazer

Por

¿Vio aquellos días en lo que su look es demasiado simple y usted quiere darle un giro y rápido? ¡Eso es posible tan solo con una prenda!: el blazer. Originario de la monarquía inglesa, surgió en el siglo XIX y residía solo en el armario masculino.

A mediados de los años ´20, “saltó” hacia nuestras perchas, cuando la irreverente señorita Coco Chanel revolucionó la moda y vinculó dicha prenda al closet femenino. Después de ella, nombres como Saint Laurent, en 1970, y Armani, en 1980, también le dieron la debida importancia a la prenda.

Hoy, el blazer aparece aggiornado, con modelos que van desde el entallado hasta al boyfriend.  Queda bien con vestidos, polleras, prendas de sastrería e incluso con Jeans. O sea, remata producciones formales y también las más sencillas.

Los colores negros y blancos comparten la atención con el off white, con las estampas florales y también con versiones con aplicaciones de tachas, spikes y recortes, que actualizan la producción y le agregan un aire rocker. Inspírese en nuestra selección con esta prenda tan versátil y democrática, y compruebe de qué manera nuevas combinaciones pueden formar parte de su día a día.

El maxi blazer – Para aquellas que les gustan las combinaciones sencillas y para las que desean ser un poco más osadas en el look, el boyfriend blazer, también conocido como maxi blazer, es un ítem obligatorio. Eso se debe a que la prenda más ceñida al cuerpo le añade modernidad a la producción, le da nuevos aires y le agrega personalidad al look. El maxi blazer es un gran aliado del skinny jeans y del pantalón de cuero.

Cuando el elegido es el querido pantalón oxford o campana el look se vuelve irreverente. Sin embargo, La estructura del blazer “versión smoking”, requiere que contraponga el peso de la prenda con elementos más femeninos.

Invertir en bordados, encajes y transparencias son algunas posibilidades. Si lo prefiere, invierta en los accesorios. Carteras de mano o broches o maxi collares son muy buenos para acabar el look.

Blazer con jeans – Nada más sencillo que unir la elegancia del blazer con la poca obviedad del pantalón, aliando estilo con la comodidad y dándole un toque de juventud.

Lo inesperado es arriesgarse a combinaciones con blusas de seda o remeras más divertidas, que resulten producciones interesantes. ¿Y qué tal probar el “combo jeans”, con pantalón de jeans y finalizarlo con el blazer?

Para las más fashion, el efecto será un look más alegre. Usted también puede darle un toque diferente al doblar las mangas del blazer, principalmente si el forro es estampado, lo que deja a la producción con más estilo.

El clásico formal – La formula blazer y pantalón de vestir es una opción segura para quien tiene recelo de arriesgarse. Es ideal para ocasiones formales y una ayuda de aquellas cuando estamos con cero inspiración. Sin embargo, hay quienes tuercen la cara ante esta opción, ya que hay una gran probabilidad de que la producción se vuelva  aburrida y anticuada. Por eso, invertir en el blazer de corte estructurado slim, arriesgar a  usar superposiciones u optar por modelos coloridos (foto) es esencial para un look más actual. La versión “traje” (conjunto de blazer y pantalón) reaparece con fuerza en la temporada, rescatando la nostalgia de los años ´90.

Haga la elección correcta

Las opciones claras y con estampados favorecen a las delgadas, quienes pueden abusar de modelos entallados para definir su silueta.

Por otro lado, las mujeres con el cuerpo tipo triángulo invertido (de hombros más anchos) deben olvidarse de las hombreras y optar por prendas sin estructura: la caída suelta les brindará equilibrio.

Las mujeres que tienen el cuerpo ovalado pueden invertir en prendas de caída recta.

Las bajitas pueden ponerle mayor atención a las prendas cortas. Pero si quieren arriesgarse al maxi blazer, lo correcto es usarlo abierto para estilizar la cintura.