Chisme: Líbrese de él

Chisme: Líbrese de él

Por

La atención negativa a la vida de los demás no es la actitud de un cristiano de verdad. El chisme es un veneno que entra por los oídos y los ojos. Usted puede considerarla inofensiva, pero es un mal que la propia Biblia condena – Proverbios 18:21.

A causa de los chismes, la mayoría infundados, las personas fueron perjudicadas e incluso se perdieron vidas. Hoy, con la propagación de informaciones por internet, esta enfermedad ganó fuerza. Ah, y al contrario de lo que la cultura popular predica, el hecho de hablar de los demás no es exclusivo del mundo femenino. No elige sexo, sino que habla mucho al respecto del carácter.

Los efectos de los chismes pueden perjudicar incluso su Salvación, ¿sabía? Cada palabra suya está siendo registrada para el Juicio Final, en el caso de que usted no lo sepa – Mateo 12:36-37

¿Cómo está su cuenta? ¿Positiva o negativa?

¿Cómo, entonces, no dejar que ese mal perjudique su vida cristiana? Vea cinco consejos que ayudan bastante:

1. Recuerde a Quién representa – Usted es una especie de “embajador” del Señor Jesús en la Tierra. ¿No lo sabía? Entonces tiene que mostrar su mejor, en vez de incentivar la mediocridad. Hacerle mal o bien a los demás es casi siempre una elección consiente. Pablo habla claramente de eso en Efesios 4:29

2. “Si no puede decir algo bueno…” – Todo el mundo sabe completar la frase: “es mejor no decir nada.” Pregúntese: “¿Algo bueno puede resultar de lo que voy a decir? Si la respuesta es no, es mejor quedarse callado. Quién dirige su lengua es usted.

3. Distancia de los chismosos – En vez de estar siempre rodeado de personas que viven hablando de la vida ajena, lo que puede contagiarlo, prefiera estar en compañía de personas que difundan buenas ideas y que estén realmente interesadas en resolver problemas de ellas y de otros.

4. Sáquele la máscara al chisme – No es solo un pasatiempo inocente de personas que tienen tiempo inútil de sobra, o una actividad obligatoria en el salón de belleza o en el futbol del sábado. Hace mal, y listo. Y esto dice mucho sobre un chismoso: si él se le acerca a usted para hablarle de alguien, también habla de usted con otros.

5. Si quiere realmente hablar de alguien… – Hable del Señor Jesús. Allí está Alguien de quién usted puede hablar e incitar la curiosidad del oyente a gusto.

Comparta estos consejos y deje su comentario en alguna de  las redes sociales. Su opinión nos importa:

www.plus.google.com/+UniversalOrgAr/

www.facebook.com/IglesiaUniversal.es

www.twitter.com/UniversalOrgAr