Campaña: “Mejore sus virtudes”

Campaña: “Mejore sus virtudes”

Por

 Parece extraño, pero muchas veces es necesario “tragar algunos sapos” para que su fe no se manche. Lea los consejos para perfeccionar esta virtud en su vida.

1 – Valore al otro: La persona mansa sabe reconocer al otro y valorarlo. Ella se despoja de su ego y de su “porción de superioridad”, para realzar lo que su prójimo tiene de bueno;

2 – Sométase: en el mundo que vivimos, hablar de sumisión es prácticamente inadmisible. Ser sumiso a Dios, entonces, es querer ser tachado de fanático o alienado. Sin embargo, cuando nos sometemos a Dios, mostramos nuestro respeto hacia Él, nuestra obediencia y nuestra honra hacia Aquel a quien decimos amar y adorar. La sumisión tiene que ver con la obediencia y la fe, y una no puede estar disociada a la otra.

3 – Aprenda y pase por alto: Cuando tenemos un espíritu manso, no tenemos dificultades para ignorar muchos de los enojos que nos causan. La persona mansa tiene más facilidad para pensar primero y resolver el problema después que aquella que quiere resolver todo en el calor de la emoción.

4 – Cele su fe: Tener celo quiere decir cuidar. En ese caso, cuidar su conducta frente a Dios y a las personas que lo rodean, muestra la importancia que usted le da a su fe. No sirve de nada decir que somos fervorosos en nuestra fe, si somos groseros o agresivos y nuestras actitudes no demuestran mansedumbre a través de actos moderados. Muchas veces, es necesario “tragar sapos” enormes, para que nuestra fe no sea manchada por acciones que nos perjudicarán delante de Dios, como ser ofensas y resentimientos.