“Cada día juntos es una bendición”

“Cada día juntos es una bendición”

Por

Adriana Adrover y Fabián Sipko, recorrieron un difícil camino, para poder disfrutar la vida que hoy llevan. Ella llegó a la Universal cuando era una adolescente: “Vivíamos en la miseria y yo tenía problemas espirituales. Con el tiempo, me involucré en relaciones que me perjudicaron. Incluso fui maltratada verbalmente”, recuerda ella.

Fabián también tuvo una infancia dolorosa, sufrió un abuso. Desde muy pequeño tuvo problemas espirituales y nadie le creía. Pensaba en suicidarse constantemente. Estuvo en una relación durante cinco años, pero todo se terminó. Cuando llegó a la Universal, logró liberarse de todo, superar los traumas del pasado, pero todavía no podía reconstruir su vida amorosa. Fue allí que conoció a Adriana.

“Me había cerrado durante años, pensé que iba a quedarme sola, hasta que abrí mi corazón. Primero nos hicimos amigos. Pero hice un voto con Dios y seis meses después nos casamos. Nunca imaginamos que nuestro matrimonio fuera así. Además, tenemos un negocio juntos”.