Ayuno de Daniel: la maldad y la infidelidad no son frutos del Espíritu Santo

Ayuno de Daniel: la maldad y la infidelidad no son frutos del Espíritu Santo

Por

Consejos para desintoxicarse

El pueblo de Dios vive los últimos días del propósito creado por la Iglesia Universal del Reino de Dios, el Ayuno de Daniel. Para ayudar a aquellos que están en la fe, el obispo Julio Freitas, responsable por el trabajo de evangelización de la IURD de Portugal, nos da consejos importantes de como desintoxicarse de las cosas que impiden el progreso espiritual de la persona de Dios.

Desintoxicándose de la infidelidad

La fidelidad es una cualidad curiosa, pues ella debe manifestarse en todo, sea en las grandes como en las pequeñas cosas y en cualquier ocasión, tanto en practica como en los pensamientos. Por eso, quien no consigue ser fiel a lo que ve, como el trabajo, marido o esposa; en lo que dice o promete, ¡tampoco lo será a Dios! La fidelidad, tanto para lo que se ve como aquello que es verbalizado, no puede ser afirmado apenas con palabras, ella tiene que ser materializada. Por eso, quien no es fiel a lo que esta delante de uno, físicamente, tampoco lo será con lo que esta delante de uno, espiritualmente, que es Dios.

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, FIDELIDAD. (Gálatas 5:22)

Desintoxicándose de la maldad/crueldad

Al contrario de lo que muchos piensan, la maldad es una actitud que no apenas entristece a terceros, pero también quien la practica. Al hacer de todo para perjudicar a los colegas, compañeros, familiares y hasta desconocidos, muchas veces la persona malvada levanta falso testimonio, colocando uno contra otro, llevando y trayendo informaciones que no proceden de la verdad, estimulando peleas, división, agresión y hasta odio a si mismo y a todos los demás.

Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo… (Isaías 1:16)

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games