Ayuno de Daniel: la hipocresía impide que el Espírito Santo habite en usted

Ayuno de Daniel: la hipocresía impide que el Espírito Santo habite en usted

Por

Libérese de la falsedad y la comodidad. No tenga dos caras

Durante el período del 4º Ayuno de Daniel, el obispo Julio Freitas, responsable por el trabajo evangelístico de la IURD en Portugal, ha dado consejos para librarse de los sentimientos que impiden que las personas reciban el Espíritu Santo. Vea:

Desintoxíquese de la falsedad

Vivir una vida bajo el estigma de la falsedad y, básicamente, por delante ser una cosa y por atrás otra. Las situaciones y circunstancias que la persona vive en su día a día la llevan a fingir que le agradan o que está satisfecha, llegando al punto de afirmar que es eso mismo, poniéndose de acuerdo con todo lo que fue dicho o hecho, cuando, en el fondo, no es lo que ella piensa al respecto.

“Aparta de mí el camino de la mentira, y en tu misericordia concédeme tu ley”, (Salmos 119:29).

Desintoxíquese de la comodidad

La comodidad es inspirada por una especie de auto conformismo. La persona se siente merecedora, o porque hizo algo en el pasado o también debido a algunos rasgos de carácter, como no desear hablar mal de nadie, ser honesta, religiosa, hacer caridad, como si esto compensara su falta de entrega (que es el uso de la fe inteligente – bíblica). Actitudes que son de su obligación como persona, se convierten en argumentos para no sacrificar sus emociones y deseos, y la persona termina por pensar que la situación que vive es normal y así va llevando la vida.

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”, (Efesios 2:8-10).