Ayuno de Daniel

Ayuno de Daniel

Por

“Mi vida cambió gracias al Espíritu Santo”

tapab01896

Evelyn Brito: “Mis problemas comenzaron desde muy chica, no podía dormir y gritaba del miedo que tenía porque veía imágenes y duendes. Crecí y la tristeza aumentaba, era un gran vacío en mi interior. A los 13 años de edad en la escuela me hacían bullying, las chicas me encerraban en el aula y los varones se aprovechaban de mí, me manoseaban, era horrible ir al colegio. Lloraba y mi familia no entendía lo que pasaba, esto me produjo ataques de pánico y a los 14 abandoné mis estudios porque no soportaba estar en la escuela. Tuve problemas alimenticios por los nervios, estaba muy débil y me desmayaba.

Siempre fui depresiva pero quería llenar el vacío que había en mí por lo que salía con amigos a bailar, tomaba y fumaba. A pesar de tener asma, fumaba y terminaba en el hospital porque quería morir, me arrancaba los pelos, me cortaba, lloraba toda la noche y odiaba a los hombres porque me maltrataban, una vez intentaron abusar de mí, esa no era vida. Era muy violenta con mi familia, ellos venían a la Universal, pero yo no quería saber nada. Un día pasaba por la puerta de la iglesia mientras iba rumbo a la estación para suicidarme y decidí entrar para buscar ayuda.

Seguí las orientaciones del pastor, fui liberándome de la opresión que sentía, fui cambiando, pero necesitaba llenar ese vacío. Cuando escuché hablar del Espíritu Santo, supe que Lo necesitaba para estar completa. Busqué tener un encuentro con Dios y recibí Su Espíritu, ahí comencé una nueva vida. Participar del Ayuno de Daniel me fortaleció, recuerdo que leía el libro En los pasos de Jesús y la Biblia. Con este propósito tuve la certeza de que Dios está conmigo”.