Amor sin prejuicios

Amor sin prejuicios

Por

Recientemente, integrantes de la Fuerza Joven Universal de Zambia – país ubicado en el centro-sur del continente africano – estuvieron en el Hospital Mother of Mercy, localizado en la ciudad de Chilanga, para llevar esperanza a los pacientes en tratamiento. En toda la República de Zambia, la cifra asciende a casi un millón de personas infectadas con el virus del HIV y luchan por la vida diariamente.

El pastor Alan Nixon, responsable del grupo de jóvenes zambianos, intercedió ante  Dios por cada persona, determinando la cura de los enfermos por el poder de la fe. “Hicimos oraciones individuales y colectivas, tanto dentro del sector femenino como el masculino”, dijo el pastor.

Una de las personas que recibió el estímulo a su fe sobrenatural, fue Robert Mwale, de 35 años (foto), quien salió de su ciudad, Mazabuka – a 105 kilómetros de Chilanga – en búsqueda de un tratamiento para el sida. Debilitado en extremo, sin dinero y sin el apoyo de su familia, llegó al hospital esperanzado en una mejoría. “Estoy internado hace 3 meses y puedo decir que estoy un 40% mejor que antes”, afirmó, mientras se preparaba para recibir la oración de fe.

La satisfacción de quien recibió el toque de Dios fue tanta que hasta los funcionarios del hospital (foto) pidieron que los voluntarios volvieran a repetir su visita; cuando el pastor preguntó respecto al horario disponible para las visitas, la respuesta de la dirección del lugar fue rápida y amigable: “Cualquier día y a cualquier hora. Las puertas de nuestro hospital están abiertas para la Fuerza Joven.”

Además del apoyo espiritual, que es lo más importante, las personas que están en tratamiento recibieron materiales de higiene personal (foto), como pasta y cepillo de dientes, toallas de mano, jabón y crema para la piel junto a jabón en polvo y lavandina para la esterilización de la ropa.

“Nos vamos felices de haber podido ayudar a los que necesitan y, ante todo, por mostrarle a todos los jóvenes zambianos que con fuerza de voluntad se logra todo lo que uno quiere”, finalizó el pastor Alan.