Amor en su justa medida

Amor en su justa medida

Por

¿Quién nunca oyó la afirmación de que todo en exceso hace mal? Pero ¿y cuando se trata de amor…? Ese sentimiento es algo muy particular, cada uno tiene una manera. El problema aparece realmente cuando la persona se anula y deja sus propios deseos para vivir en función al otro. Actuar así puede llegar a causar enfermedades, como el amor patológico. De acuerdo con los especialistas, eso ocurre por la inseguridad y miedo de perder a la persona amada. Agradar al compañero es una actitud placentera, pero tiene que ser natural, sin exageraciones.

Quien ama a alguien más que a sí mismo, en realidad, está viviendo un desamor; ese sentimiento sofoca al compañero y termina provocando el fin de la relación. Cuando eso sucede es como si la vida perdiera el sentido y comienza a transformar lo que es beneficioso en algo destructivo. “El amor no es sincero si sólo se piensa en una parte. La persona tiene que amar, pero no más que a sí mismo”, comenta el presentador del programa “The Love School – A Escola do Amor” en www.iurdtv.com,obispo Adilson Silva.

Para que el amor sea verdadero y esté libre de interferencias, debe haber confianza mutua, respeto, compañerismo, saber el momento cierto de ceder y también de pedirle algo al compañero. Tiene que haber equilibrio; ni más, ni menos.

Dentro de la vida de pareja también es necesario evitar ser individualista y no preocuparse sólo por los intereses de la otra parte, independientemente de cuáles sean. Esa actitud puede mostrar el desequilibrio y dar como resultado un comportamiento injusto. Quien tiene esa medida de amar posiblemente tiende a quedarse sólo.

“Uno de los grandes enemigos de la relación es el egoísmo. Colóquese en el lugar del otro frente a las situaciones y vea cuál sería su reacción frente a un hecho o cómo se sentiría. En la relación nunca se puede decir que la convivencia ya está formada, siempre los dos están aprendiendo más- aunque el matrimonio haya convivido durante mucho tiempo- siempre hay una novedad”, explica el obispo. Según él, el matrimonio tiene que aprender enseñando.

La medida justa del amor, con respecto a la persona amada, debe ser con criterio. Quien ama a alguien de la misma forma que a sí mismo, no caerá en el error del desamor. Mantener una relación es una decisión que exige madurez y sentimientos verdaderos de ambas partes, para que las adversidades se vuelvan pequeñas. La unión está hecha por   momentos construidos juntos: cada mirada, cada conversación verdadera y sincera, risas o cualquier otra situación positiva que pueda ayudar a la convivencia.

¡Mejore su vida sentimental también! Todos los sábados, en la IURD, se lleva a cabo la Terapia del Amor. Durante los encuentros, se explica, entre otros asuntos, que para ser feliz se necesita establecer algunas reglas  dentro de la relación. Si usted es soltero, casado o separado podrá encontrar en estas reuniones la dirección ideal. ¡Acceda ahora! y encuentre el Centro de Ayuda más cercano a su hogar.