Amar cuando hay una enfermedad se convierte en una prueba de amor por la familia

Amar cuando hay una enfermedad se convierte en una prueba de amor por la familia

Por

testi-d01917
Sandra Paetz y Francisco Gonzáles se casaron enamorados, llenos de planes, sin embargo, con el paso del tiempo las enfermedades comenzaron a generar problemas en su matrimonio. Tuvieron una oportunidad de salvar a su familia de la destrucción y no la desperdiciaron, por eso tras buscar la ayuda de Dios hoy son una familia unida y feliz.

La salud, es una de las cosas más valiosas que todo ser humano busca. Cuando una enfermedad se instala, afecta otras áreas de la vida, eso le sucedía a Sandra. Su matrimonio se veía afectado por las enfermedades y eso la entristecía. A ella le habían realizado estudios en los cuales detectaron que tenía una úlcera en el útero. Desde los 16 años estaba en tratamiento por esa úlcera sangrante, sin embargo, no había una solución efectiva. A Francisco, su esposo, le habían diagnosticado Mal de Chagas, una enfermedad parasitaria tropical que suele ser crónica y letal. Debido a las complicaciones que estos problemas de salud les ocasionaban se preocupaban por su futuro juntos.

Sin embargo, cuando llegaron a la Universal y comenzaron a participar de las reuniones y descubrieron que tenían una fe poderosa y aprendieron a ponerla en acción. Al mes de participar con determinación buscando su sanidad Francisco fue curado del Mal de Chagas. Los médicos le realizaron nuevos análisis de sangre y el resultado fue negativo.

Sandra por su parte tuvo que perseverar más tiempo hasta que fue sanada de la úlcera, pero logró su sanidad también. “Durante un año hice las cadenas, participé de las campañas e hice los propósitos determinando mi sanidad”, cuenta. A lo largo de ese proceso fue acompañada por la esposa del pastor, quien la orientaba y le enseñaba a confiar en Dios. “Me decía que tenía que poner todo de mi parte, tener fe y Dios me iba a curar”, recuerda y destaca que ese acompañamiento fue fundamental para ser sanada.

A través de la fe inteligente Sandra y Francisco alcanzaron la sanidad y la bendición en su matrimonio. Hoy ellos están unidos, son felices y disfrutan de una hermosa vida en familia.