¡Ah… el amor!

¡Ah… el amor!

Por

Muchas, cuando dicen o piensan en la pequeña palabra “amor”, suspiran. Si bien tiene un significado muy grande, algunas personas confunden lo que representa. Preste atención a este versículo:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”, (Juan 3:16).

Entonces, ¿logró entender lo que significa el amor?. El verdadero amor no es egoísta, tampoco es posesivo. No está interesado únicamente en recibir y sí en dar. Ese tipo de amor conlleva entregarse y respetar al otro.¡Eso sí es amor!

Quizás usted dice que ama a alguien, pero ¿ha sacrificado su propia voluntad por esa persona? Por ejemplo: en el amor a sus padres, ¿ha demostrado su verdadero amor a través de la obediencia? Si es casada, ¿ha respetado la opinión de su esposo? Y como no hablar de Dios… ¿ha demostrado que Lo ama practicando Sus enseñanzas?

El amor es más que un sentimiento, es más profundo que palabras, pues son las acciones las que revelan si realmente existe en nosotros.

Fuente: vivianefreitas.com/es