Aceite del Salmo 23: unción de millones

Aceite del Salmo 23: unción de millones

Por

Templos de la IURD en varios continentes reciben a quien busca la unción de Dios y una entrega verdadera a Él

El Aceite del Salmo 23, aceite de oliva consagrado en Israel por la IURD, es ofrecido gratuitamente a los fieles. Con mucha fe, oraciones y la certeza de lo que no se ve, curas son realizadas todos los días. Con la administración del aceite santo, una entrega verdadera a Dios y oraciones constantes, millones de personas son curados física, psicológica y espiritualmente.

En pleno Día de las Madres, 13 de mayo, en los templos de la IURD de distintos países, quien participó de las reuniones de fe también llevó a su casa el aceite santo y la certeza para buscar en Dios los cumplimientos de Sus promesas. Pues, como dice el pastor Walter De Sant`Ana, de Uganda, millones de personas recitan el Salmo 23, pero viven una vida mentirosa y pasan por la escases en todos los sentidos. “Si Dios es su pastor, entonces ¿cómo puede usted sufrir por falta de todo?

En Asia, el mayor y más poblado continente del planeta, las bendiciones no fueron pocas. En Manila, capital de Filipinas, el obispo Wladimir Nunes distribuyó el aceite santo y orientó espiritualmente a quien estaba en la sede de la IURD local. Muchos dieron testimonio de sanidad en el momento. En Hong Kong, China, el grupo de evangelización de la iglesia invitó fieles para recibir el aceite santo y entender mejor la comunión con el Padre. El pastor Wai Lun Pang entrevistó a muchas personas que dieron testimonio.

África no se quedó atrás. En Kampala, Uganda, el pastor Walter también explicó que el secreto no está solo en el uso del aceite santo, sino en el cumplimiento de las promesas. Un hombre que llegó al templo apoyado en muletas fue al altar a dar testimonio de su cura, sin necesitarlas más. Una señora imposibilitada de respirar por la nariz, desde su nacimiento, se sintió por primera vez aliviada, al respirar con normalidad. Fue necesario colocar sillas extras para los presentes. En Madagascar, todos los templos recibieron el aceite santo, además de la orientación del obispo Antonio Lobato, responsable por el trabajo evangelístico en el país. La sede de la IURD en Andraharo quedó chica para tanta gente.

Botsuana es otro país africano en que las bendiciones fueron muchas. Más de 2 mil personas participaron en el Cenáculo en Gaborone. El trabajo de la IURD en aquel país se destaca por ser el segundo lugar en el mundo más afectado por el virus del SIDA, con 25% de la población infectada. Baboloki, una joven, contó que está libre del vicio y del tráfico de drogas, en el cual entró cuando tenía solo 12 años, y hoy es una promisoria universitaria.

Zambia fue el centro de una gran evangelización por las calles y medios de comunicación, y muchos participaron en la IURD de ese país de África, tan inmerso en la religiosidad. El zambiano Michael Zulu contó que era alcohólico al punto de perder su empleo y sufrir de fuertes temblores en las manos, hoy es un trabajador digno, sano y conducido por Dios. En Namibia, los miembros de la iglesia estuvieron presentes en masa para un gran evento de distribución del aceite santo en Windhoek, llevando también a familiares y amigos, además de invitar a quienes se encontraban en las calles.

Con una fuerte campaña en los medios, estadios y templos quedaron atestados de personas clamando a Dios por sus vidas, fueron orientados entre otros por el pastor Jorge Vizerra, responsable por la evangelización del lugar.

En Oceanía, en Australia tuvo lugar un intenso trabajo en Sidney, cuya sede de la IURD recibió personas de toda la región metropolitana. El matrimonio de Natalie y Gabriel Lopez, que estuvieron a punto de separarse por las constantes crisis y por los ataques de pánico que padecía ella. Contaron como al recibir las orientaciones del pastor y hacer las cadenas con determinación, incluso la Hoguera Santa. Hoy son felices juntos, y Natalie fue liberada de esos ataques de pánico también. Muchas otras personas experimentaron el poder de Dios ese domingo.

En América Central no fue diferente. En Trinidad y Tobago, país insular caribeño próximo a Venezuela, los pastores y obreros recibieron a millares de personas en la capital, Puerto España. Miembros asiduos y también aquellos que concurrieron por primera vez recibieron la unción divina y entregaron sus vidas a Jesús. En otra isla del caribe, Santa Lucía, de influencia francesa e inglesa, que pasó por muchas disputas de poder, hace menos de 1 año, la IURD logró abrió su primer templo donde el pastor Reginaldo Felipe ministró la reunión con oraciones de liberación y cura.

Yendo más arriba, en el mapa, los Estados Unidos también tuvieron un Día de las Madres muy especial para quienes estuvieron en la iglesia y recibieron el Aceite del Salmo 23. Los estados de Maryland, Virginia, Florida, Massachusetts, Rhode Island, Georgia y hasta la capital, Washington DC, entre otros, recibieron a millones de norteamericanos e inmigrantes que participaron de las reuniones en inglés, español y portugués, recibiendo el aceite consagrado.

De los templos ubicados en varios países, muchos pudieran (y muchos todavía pueden y podrán) salir con la certeza de una nueva vida con Dios, como confirma el Salmo 23 en sus versículos finales:

Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.

Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa del Señor moraré por largos días.

comentarios


Free WordPress Themes, Free Android Games