5 pruebas de la Biblia

5 pruebas de la Biblia

Por

Aunque algunos creen que la ciencia y la Biblia se contradicen, muchos científicos comprueban al Libro Sagrado en diversas ramas.

La arqueología, por ejemplo, cada día confirma más los relatos bíblicos con hallazgos que van desde minúsculos artefactos a ciudades enteras en el Medio Oriente, escenario de la mayor parte de los acontecimientos narrados en las Escrituras.

Aquí hicimos una lista de  5 grandes descubrimientos:

1. Las tablas de Ebla – Placas de arcilla con escrituras cuneiforme encontradas en Ebla, Siria, prueban la veracidad del Antiguo Testamento, que muchos estudiosos afirmaban ser ficción. Decían que ciertas palabras de la Biblia simplemente no existían cerca de 800 años antes de Moisés. Las tablas, que comprobadamente eran de aquella época, están impresas con las palabras que los escépticos dijeron que no existían en el tiempo citado. En ellos, registros de importantes personajes bíblicos.

2. Los heteos – Muchos alegaban que los heteos (o hititas), presentes en varios libros del Antiguo Testamento, eran una “leyenda bíblica”. Los arqueólogos encontraron nada menos que la propia capital hitita, repleta de registros de su pueblo, en la actual región de Bogazkoy, Turquía.

3. La riqueza de Salomón – De tan grande, la suma de bienes del sabio hijo de David, siempre fue cuestionada por algunos historiadores – que llegaban a dudar incluso de la existencia de él y de su padre -. Registros arqueológicos en Israel muestran que la mayor parte de las riquezas de un reino era concentradas bajo el poder del gobernante, lo que hace al poder económico de Salomón completamente plausible.

4. Belsasar – Muchos cuestionan la existencia del rey babilónico, citado en el libro de Daniel 5. Según la historia secular registrada, el último rey de Babilonia había sido Nabonido (555 – 539 antes de Cristo – a.C.). Las tablas encontradas en la zona de la antigua Mesopotamia comprueban que Belsasar era hijo de Nabodino y vice gobernador del reino – de ahí viene la posibilidad de, al ser el segundo al mando, ofrecerle a Daniel el puesto de “tercer gobernante” (Daniel 5.16).

5. Babilonia – ya que hablamos del lugar en que los judíos estaban cautivos en la época de Daniel, muchos también alegaban que él no existía. En el siglo XX, la capital babilónica, escenario de importantes acontecimientos bíblicos, fue encontrada en el área de la actual Iraq, además de artefactos con inscripciones sobre Nabucodonosor, uno de sus más famosos reyes.

[fotos foto=”Thinkstock”]