3 toneladas de alimentos para Entre Ríos

3 toneladas de alimentos para Entre Ríos

Por

Porque en la adversidad se demuestra la solidaridad, esta vez los voluntarios se dirigieron a dos lugares carenciados ubicados a la orilla del Río Paraná en la provincia de Entre Ríos. En los barrios La Ribera y Feria, ambos pertenecientes al departamento de La Paz, los vecinos esperaban la ayuda solidaria de T-Ayudo con grandes expectativas. En total se entregaron 3 toneladas de alimentos no perecederos y 6700 prendas de ropa a más de 300 familias que fueron afectadas por las inundaciones que se vivieron en los últimos meses. En el barrio La Ribera se entregaron 1,4 toneladas de alimentos y 3100 prendas de ropa, y, en el salón comunitario Semillita, del barrio Feria, se entregaron 1,6 toneladas de alimentos no perecederos y 3600 prendas de ropa.

El pastor José dijo: “La fuerza de la solidaridad nos ayuda a llegar a los que más ayuda necesitan, hacemos esto en obediencia a la Palabra de Dios. Porque Jesús enseñó: ‘Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura (…) estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.’, (Marcos 16:15-18). En esta oportunidad muchas personas fueron sanadas al orar por ellas, todos tuvieron la posibilidad de oír la Palabra de Dios para poder transformar su vida y escucharon el testimonio de Susana Peralta, quien llegó a la Universal con cáncer y en la miseria, pero cuando ella aprendió a usar su fe, fue curada y salió adelante”.

La Universal de La Paz espera a los vecinos en Almirante Brown 1340

“Nadie se había acercado a ayudarnos”

t-ayudo04933Florencia Luna, vecina de La Ribera, está embarazada de 9 meses, vivía con su tía, esposo e hijo en otro lugar antes de perderlo todo por la crecida del Paraná. “Perdimos nuestra casa y todas nuestras pertenencias, he llorado mucho y estoy muy triste porque no tenía abrigos ni nada para darle de comer a mi hijo ya que todo se lo llevó el agua. Ahora estamos viviendo en la ribera, en la parte alta, en viviendas muy precarias. Solo hay espacio para una mesita y una cama, no tenemos nada más. Me invitaron a este evento solidario y estoy muy contenta por todo lo que nos trajeron, no tenía frazadas ni abrigos para mi hijo. Estoy feliz, porque nunca nadie se acercó a ayudarnos, nunca pensé que iba a recibir tanta ayuda. Muchas gracias a todos”.