3 pasos para la Salvación

3 pasos para la Salvación

Por

Más de 6 mil personas aprendieron cuáles son los 3 pasos más importantes para alcanzar la Salvación. La enseñanza fue transmitida durante un evento realizado por la Universal en Kampala, capital y ciudad más grande de Uganda, en el principal estadio cubierto de eventos del país, el Freedom City.

«Usted puede» fue el nombre elegido para la reunión, que transmitió desde el principio, el mensaje de que todo aquel que se comprometa a ser merecedor de la Promesa de Dios será capaz de garantizar para sí mismo, la Vida Eterna al lado del Señor.

“El pueblo estaba entusiasmado, porque se dieron cuenta que era una gran oportunidad para que sus vidas cambien”, afirma el responsable por la Universal en Uganda, el pastor Walter de Sant’Ana. Incluso ni la lluvia que caía fue capaz de desanimar y alejar a las personas del evento.

Los 3 pasos

El mensaje transmitido durante el “Usted puede”, se basó en el pasaje bíblico en Juan 14:21: “El que acepta Mis mandamientos y los cumple, es el que Me ama de verdad; y el que Me ama será amado por Mi Padre, y también Yo lo amaré y Me manifestaré a él.”.

Como el pastor Walter les enseñó a los presentes, existen 3 pasos principales para que la Promesa de Dios se manifieste en la vida de una persona: “Decisión, conversión y arrepentimiento. Los que obedezcan y actúen de acuerdo a la Palabra de Dios, Lo encontrarán y recibirán el Espíritu Santo.”

Fue lo que le sucedió a la joven Moryn Kysakye. Cuando era una adolescente, ella se involucró con malas amistades, que la llevaron al vicio del alcohol y a diferentes tipos de drogas. “Llegué a formar parte de un grupo de muchachas que, al principio, se reunían para beber tragos de bebidas alcohólicas, después, a consumir cocaína, ver toda clase de pornografía y tener sexo en grupo, entre nosotras mismas”, cuenta Moryn.

Curiosamente, la primera vez que Moryn fue a la Universal lo hizo porque el “líder” del grupo al que ella pertenecía le ordenó que fuera. “Su visión era la de crecer su grupo. Decidí participar de la Fuerza Joven con la intención de llevar a algunas muchachas junto conmigo a ese grupo cerrado. Por desgracia, algunas me siguieron, pero desaparecí de allí por un tiempo”.

Sin embargo, la Universal no se dio por vencida de rescatar a Moryn. Tiempo después de lo ocurrido, voluntarios de la Universal fueron hasta su casa y supieron cuán deprimida estaba la joven. Ella no tenía paz, entonces decidió ir a la Iglesia y tomar en serio las reuniones. Después de su decisión, vino la conversión, el arrepentimiento por los errores cometidos y el deseo de no volver a cometerlos.

“Participando de las reuniones de los domingos, miércoles y las reuniones de la Fuerza Joven, recibí el Espíritu Santo y mi vida fue totalmente transformada. Tengo paz y vivo para rescatar a otras jóvenes que están perdidos como yo lo estaba”, celebra Moryn.

¿Quiere saber más sobre los pasos que conducen al Espíritu Santo? Participe de la Reunión de los Hijos de Dios, el próximo miércoles, en la Universal más cercana a usted.