3° Día del Ayuno de Daniel

3° Día del Ayuno de Daniel

Por

201512130

El Espíritu del Perdón

El Espíritu Santo es el Espíritu del Perdón. Por lo tanto, es imposible recibirlo con el corazón lleno de odio, rencores y resentimientos.

Perdonad y seréis perdonados… (Lucas 6:37), ordena Jesús a Sus seguidores.

Desobedecer a esa orden es tan pecaminoso como el pecado imperdonable contra el Espíritu Santo.

Porque el mismo Señor también dijo:

«… mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.» Mateo 6:15

¿Cómo puede el corazón recibir el Espíritu del Perdón si está dominado por el espíritu del resentimiento?

¿Cómo puede el corazón recibir el Espíritu del Amor si está dominado por el espíritu del odio?

¿Cómo puede el corazón recibir el Espíritu de la Misericordia si está dominado por el espíritu de la venganza?

¿Cómo puede el corazón recibir el Espíritu de la Humildad si está dominado por el espíritu del orgullo?

No hay manera. Quien esté dispuesto a recibir el Espíritu de Dios tiene que renunciar al espíritu del diablo.

Hoy al mediodía en la Red Aleluya, voy a orientar sobre cómo usted puede perdonar, aun con el corazón resentido, amargado o atribulado por sentimientos de odio, venganza o muerte contra quien lo hirió en algún aspecto.
No es imposible tener fe para perdonar, porque el Espíritu de la Fe hace que eso sea perfectamente posible. Además de que Jesús jamás pediría algo que no fuese posible de atender. Sería injusto de Su parte, ¿no es así?

Obispo Edir Macedo

*Ayuno de Daniel – 3° día

Hoy es el 3º día del Ayuno de Daniel. Serán 21 días en los que usted tendrá la oportunidad de estrechar su relación con Dios. Y su usted aún no tiene el Espíritu Santo, esta es su oportunidad de recibirlo.

Durante este período de 21 días, el sitio web Universal.org.ar proporcionará mensajes de reflexión y fe para que usted se acerque más a las cosas de Dios.

Vea a continuación el mensaje de hoy: «Mi Dios envió su ángel, el cual cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño…» Daniel 6:22

Ingrese aquí y sepa más sobre el Ayuno de Daniel.