19º Día del Ayuno de Daniel

19º Día del Ayuno de Daniel

Por

La Mente de Cristo

¿Cómo negar el efecto transformador de carácter cuando se posee la Mente de Cristo?

No es cuestión de ser o no religioso ni de pertenecer a una determinada denominación, sino que se trata de una nueva mente, una nueva vida, una nueva criatura, un nuevo hombre.

El hombre natural le da lugar al hombre espiritual;
El hombre egoísta le da lugar al hombre generoso;
El hombre malicioso le da lugar al hombre bondadoso.

El cambio es brutal en todos los aspectos.

Sin embargo, el más acentuado es con respecto a las relaciones, tanto en lo que se refiere a los familiares y amigos, como en lo que respecta a los enemigos.

Vea la Mente de Jesús en Su enseñanza:

«Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero Yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen…» Mateo 5:43-44

Y en Su práctica:

«Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.» Lucas 23:34

¿Quién estaría dispuesto a amar a los enemigos y a perdonar a sus asesinos, si no tuviese la Mente de Cristo o el Espíritu de Cristo?

Refiriéndose a sí mismo y a los cristianos en Corinto, Pablo garantiza:

«Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.» 1 Corintios 2:16

Y usted, ¿tiene también la Mente de Cristo?