15º Día del Ayuno de Daniel

15º Día del Ayuno de Daniel

Por

¿Aceptar o entregar?

¿Cuántas veces ya aceptó a Jesús como su Señor y Salvador y no ocurrió ningún cambio en su vida?

El problema es que usted Lo aceptó, pero no se entregó.
Aceptarlo o rechazarlo no hace ninguna diferencia.
Ninguna, mientras no haya entrega total.

¿Cómo alguien puede aceptar a Jesús sin entregar su vida y, aun así, esperar la nueva vida?

Es imposible recibir vida nueva sin renunciar a la vida actual.
Es imposible tener dos vidas al mismo tiempo.

El vestirse del Espíritu de Dios está sujeto a la entrega total e incondicional de la vida a Él. ¡No a Su aceptación!
Ese es el motivo por el cual el SEÑOR manda:

Vestíos de toda la Armadura de Dios…” Efesios 6:11

Toda la Armadura de Dios es la Plenitud de Dios, es decir, Su Espíritu.

En el mismo contexto, agrega:

Tomad toda la Armadura de Dios…” Efesios 6:13

Para vestirse o tomar posesión de toda la Armadura de Dios es obligatorio entregarle o rendirle la vida al SEÑOR Jesús.

El Espíritu de Dios es el Espíritu de la Fe. La Fe que hace nacer del Espíritu; la Fe que hace ser espíritu; la Fe que hace posible que el canalla sea una nueva criatura, llena del Espíritu Santo.

Sin embargo, esa Fe exige el sacrificio de la vida actual a cambio de la vida nueva ofrecida por el SEÑOR.

Vestirse o tomar toda la Armadura de Dios es una actitud puramente personal e intransferible de quien realmente quiere cambiar de vida.